Aceites y grasas activos naturales necesarios

En términos generales, las grasas son NECESARIAS para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Aportan energía, forman parte de las membranas celulares, intervienen en la sisntesis de membranas celulares y transportan de vitaminas. Ahora bien, la OMS recomienda no solo limitar la ingesta de lípidos, sino también, tener en cuenta el tipo de ácidos grasos que tomamos. Y especifica, además, la cantidad diaria recomendada para cada tipo.

Grasas

Pásate a los desayunos Prevecancer, sustituye la mantequilla por Tahin. Empezarás el día con energía y de la forma más saludable.

¿Cómo nos benefician los ácidos grasos insaturados?

Una alimentación rica en grasas insaturadas disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Su consumo habitual disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos sanguíneos. Además contribuyen a regular la tensión arterial.

Dentro de las grasas INSATURADAS existen dos categorías:

  • Las monoinsaturadas están presentes en los aceites, como el de oliva, en los frutos secos (almendras, cacahuetes y anacardos), y en frutas como el aguacate.

El aceite de oliva contiene un ácido graso esencial, el ácido oleico (Omega 9) poliinsaturado que ayuda a regular el nivel de colesterol, además de disminuir los niveles del oncogén HER2/neu, asociado principalmente al cáncer de mama aunque también presente en otros tipos de cáncer.

  • Las poliinsaturadas Omega 3 (linolénico) y Omega 6 (linoleico) se han revelado como ácidos grasos esenciales para nuestro organismo. Ambos deben ser incluidos en nuestra dieta puesto que somos incapaces de sintetizarlos por nosotros mismos.

¿Qué diferencia hay entre ácidos Omega 3 y 6?

Los ácidos grasos de la serie Omega 3 son seis, de ellos el principal es el ácido alfa-linolénico (ALA). Se encuentran en alta proporción en el pescado azul(salmón y sardina) y en algunas fuentes vegetales como las semillas de lino, de calabaza y de chía (58-65%).

Muchos son los importantes beneficios de los Omega 3. Una de esas cualidades más importantes es la prevención de enfermedades cardiovasculares, ya que ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, mejorando la elasticidad de los vasos sanguíneos e impidiendo la formación de placas de ateroma.content_shutterstock_157695506

En los últimos años también se han atribuido a los ácidos grasos Omega-3 propiedades anticancerígenas. Un estudio coreano de 2013 afirma la relación entre una dieta rica en este tipo de grasa y un menor riesgo de cáncer gastrointestinal. Otros autores sugieren que retrasan la progresión del cáncer de colon y de estómago a través de diversos mecanismos celulares.

Los ácidos grasos Omega 6  también son esenciales, pero tienden a consumirse en exceso, sobre todo por su inclusión en los alimentos elaborados. En las dietas modernas usualmente el consumo de ácidos grasos Omega 6 y Omega 3 tienen una proporción de 10:1. Un consumo excesivo de Omega 6 está asociado a problemas cardiacos, obesidad, procesos inflamatorios e incluso cáncer. Por ello resulta conveniente guardar una cierta proporción entre ambos tipos. Un balance adecuado entre el aporte de ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 disminuye el riesgo de enfermedades.

Por último, y hablando de diferentes tipos de grasas, ¿qué son las famosas grasas” trans”?

En los últimos años, la comodidad y las prisas nos han entregado en gran medida a los alimentos industriales como  galletas, postres preparados, patatas fritas, bollería, etc…

Poco a poco, hemos ido incorporándolos a nuestra dieta y consumiéndolos de forma cada vez más habitual, sin que seamos verdaderamente conscientes de sus efectos nocivos sobre nuestro organismo.bolleria_en_el_hotel_arts_8421_630x

¿Qué es lo que los hace tan perjudiciales? Contienen grasas vegetales “hidrogenadas” o “parcialmente hidrogenadas”, también llamadas “grasas trans”. Las grasas trans son grasas alteradas para permanecer sólidas a temperatura ambiente, cuando normalmente son aceites líquidos. ¿Por qué modificar las grasas normales? Por razones puramente industriales y comerciales. La hidrogenación de las grasas favorece, además, su frescura, textura y, lo que es más requerido, su ESTABILIDAD. Esta última es la razón por la que se emplean en la mayoría de los alimentos industriales destinados a permanecer varias semanas en las estanterías del súper.

Los ácidos grasos trans no solo aumentan la concentración LDL (Colesterol “malo”) en la sangre sino que disminuyen la de HDL (Colesterol “bueno”), dando lugar a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Estos ácidos grasos pueden ser particularmente peligrosos para el corazón y se asocian con el mayor riesgo de desarrollo de algunos cánceres.

Debido a tales efectos, en ciertos países como Argentina (desde Diciembre del 2014), Suiza y Dinamarca se ha prohibido la producción y venta de grasas trans en todo su territorio.

LEE cuidadosamente las etiquetas de tus alimentos y SELECCIONA aquellas que contengan grasas saludables para ti y para los tuyos.

EVITA los alimentos procesados, los bolsas de fritos y la bollería industrial. ¿Quieres una rica merienda? Elige una pieza de fruta.

Aceites y grasas
5 (100%) 1 vote