Son muchos los factores de riesgo de cáncer. Hay una gran cantidad de ellos por investigar y conocer, y otros tantos que ya figuran entre los causantes de esta enfermedad. En Prevecancer creemos que siempre es mejor prevenir que curar, por eso queremos ofrecerte una valoración de estos peligros de manera que puedas evitarlos al saber de qué se trata. Para la inmensa mayoría de estas causas aparecen alternativas saludables que pueden llegar a salvar vidas.

Entre todos los aspectos que influyen en nuestra salud se hace necesario prestar máxima atención a las formas de vida habituales en el mundo y el momento en que vivimos; la alimentación, los hábitos y la el medio ambiente, entre otros, son cuestiones fundamentales de las cuales depende la calidad de vida y por los que, según las acciones de cada cual, existirá mayor o menor peligro de contraer ciertas enfermedades.

Hace poco fue el Día Mundial Contra el Cáncer promovido por la Unión Internacional por el control del cáncer (UICC).

Causas medioambientales de riesgo de cáncer

Quizás sean uno de los factores menos controlables con respecto al riesgo que suponen, sin embargo algunas de los causantes susceptibles de causar cáncer que se hallan en el medio ambiente son evitables. El cambio, en los genes que alteran nuestro funcionamiento celular puede darse de manera natural, pero en muchas ocasiones está provocado por aspectos externos, algunos de los cuales se encuentran en nuestro entorno de manera cotidiana.

Que algunas sustancias o elementos sean factores de riesgo de cáncer no implica que lo causen por norma, pues esto dependerá de otras causas como la cantidad de la exposición a estos carcinógenos o su duración, además de la predisposición genética de cada individuo a estos efectos. Hablamos de elementos que se pueden encontrar en el propio aire que respiramos, el agua que bebemos o los alimentos que ingerimos, entre otras cosas; por tanto, en determinados casos sí es responsabilidad de cada uno exponerse o no a estos peligros.

Algunas de estas amenazas aparecen en los rayos ultravioleta emitidos por el sol, los productos químicos contenidos en el tabaco, o la contaminación ambiental en general, por ejemplo. El objetivo en las investigaciones que se despliegan sobre estos factores no es otro que informar a la población y concienciarla de todo aquello que –estando en su mano– puede realizar con el fin de evitar o reducir las posibilidades de contraer cáncer.

La obesidad como causa de riesgo de cáncer

En la actualidad se conocen diversos estudios que han venido informando de la relación entre la obesidad y algunos tipos de cáncer; además de esto, es un factor clave en el riesgo de contraer otras enfermedades como las cardiacas, la diabetes de tipo 2 o la presión arterial alta. De las estadísticas se desprenden datos alarmantes en los que se señala que un 4% de los cánceres en el caso de los hombres, y un 7% en mujeres son debidos a esta causa; en ciertos tipos de cáncer, el porcentaje de diagnósticos atribuidos a la obesidad era del 40% de los pacientes, un número muy significativo.

Las apariciones de cánceres en esófago, páncreas, colon y recto, seno, endometrio, riñón, tiroides y vesícula biliar, son las que se han relacionado con la obesidad como posible causante de las mismas. Por tanto, es altamente recomendable seguir una dieta saludable y evitar el consumo de alimentos inadecuados, además de la práctica de actividad física; todas estas acciones se antojan fundamentales para evitar la obesidad como factor de riesgo.

Algunos de los mecanismos que explican la relación entre dichas patologías se encuentran, entre otros, en hormonas –como el estrógeno– producidas en exceso por el tejido adiposo; las mayores concentraciones de insulina habituales en individuos obesos puede fomentar también la aparición de algunos tumores. La obesidad conlleva a menudo una inflamación crónica en bajo grado que también se perfila como causante de cáncer.

¿Cómo influyen la dieta, el tabaco y el alchol?

Con respecto a la dieta y los hábitos de cada individuo existen evidencias de que influyen en el aumento o la reducción del riesgo de cáncer; en la actualidad no ha cambiado únicamente el entorno, también lo han hecho los hábitos dietéticos en general en la sociedad. La realidad es que la alimentación es un factor determinante en los cánceres del tracto intestinal, así como en los relacionados con las hormonas.

Los hábitos y adicciones como el consumo prolongado o en grandes cantidades de <>alcohol, son también causantes de tumores en la cavidad bucal, faringe, laringe, esófago, colón, recto y seno, entre otros. Lo mismo ocurre con el hábito tabáquico y sus consecuencias para la salud sobradamente demostradas, no únicamente con respecto al cáncer; sino también con otros tipos de enfermedades. Es aconsejable evitar siempre estas adicciones y moderar o prescindir del consumo de estos productos.

El factor genético apenas cuenta

Aunque es un factor de riesgo más en el cáncer, no se trata de una causa contundente; como hemos explicado, frecuentemente esta enfermedad no viene determinada por un único aspecto, sino que suelen combinarse varios. En realidad, lo más habitual en los casos de cáncer hereditarios es que haya otras causas que potencian y refuerzan la mutación genética de la que resulta el tumor. Asimismo, en algunas ocasiones el hecho de que las familias tiendan a compartir hábitos, da lugar a confusiones con respecto a si la dolencia viene causada por los genes o por ciertas costumbres nocivas para la salud.

Prevecancer

En Prevecancer conocemos bien los factores de riesgo del cáncer y por ello queremos prevenirte; tus hábitos de vida y tu dieta siempre serán aspectos fundamentales que, configurados del modo adecuado, reducirán las posibilidades de contraer esta enfermedad en lugar de aumentarlas. La predisposición genética no suele ser relevante si no se acompaña de otros factores de riesgo, por lo que lo principal siempre será evitar estos últimos en la medida de lo posible.

Factores de riesgo del cáncer
Valoras este contenido?