¿Somos realmente conscientes de lo que comen nuestros hijos?

La infancia es una etapa de la vida en la que una alimentación correcta es de gran importancia. Cualquier forma de malnutrición o desnutrición repercute en la salud a corto, medio y a largo plazo. Además, los hábitos adquiridos y desarrollados en la infancia son decisivos en el comportamiento alimenticio de los adultos del mañana.

En la actualidad, son muchas las familias que depositan la confianza de la alimentación de sus hijos en los comedores escolares. En España se calcula que los niños comen en el colegio una media de 170 días al año. Por ello, el comedor escolar debe ser el marco educativo en el que las nuevas generaciones adquieran unos hábitos de vida saludables basados en una alimentación sana y equilibrada que favorezca su salud, su desarrollo y su crecimiento físico y mental.

En ocasiones parece que nos conformamos con saber que a los niños les dan de comer en el colegio. Y no debería de ser así.

¿Quién vigila a  los vigilantes?

Tras analizar menús escolares en diversas provincias españolas observamos lo siguiente. Salvo en algunas excepciones: FALTAN frutas y verduras y se consumen EXCESIVOS precocinados (croquetas, empanadillas, san jacobos …).  Para evitar problemas con los propios pequeños los menús cuentan con POCOS PLATOS de pescado, y en el caso de que los haya están “camuflados” con rebozados o mayonesas. Por último decir que hay una ALTA PRESENCIA de dulces.comedores escolares tabla

Los menús programados deberían ser variados, equilibrados, adaptados a las  necesidades de cada edad. La comida del mediodía deberá aportar alrededor del 30-35% de las necesidades  energéticas diarias.

Además, los niños deben comer según su edad y sus características individuales. El tamaño de las raciones tiene que ser adaptado. Una ración adecuada les ayuda a reconocer por ellos mismos cuando han comido suficiente, respetando el mecanismo fisiológico de la saciedad.

Ingesta de energía diaria recomendada y proporción que debe contener la comida del mediodía en las diferentes etapas de la edad escolar. ( Food and Nutrition Board. Institute of Medicine of the National Academies)

¿A qué debemos prestar más atención?comedores-escolares2

paraguas-verde Asegúrate de que tus hijos consumen frutas y verduras frescas, variadas y de temporada. Les permite aprender que no todas las frutas y verduras tienen el mismo sabor, descubriendo a la vez nuevos sabores. NO hace falta obligar a los niños a comerlas tratando de ocultarlas en plato, se pueden incorporar de formas divertidas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que debemos comer un mínimo de 400 g de frutas y verduras todos los días, lo que equivale a cinco porciones. Una cantidad diaria recomendada que ayuda a reducir el riesgo de problemas de salud graves.



paraguas-verde El azúcar NO tiene que formar parte de su dieta, esto les enseña a disfrutar del sabor original de los alimentos. El postre, que, demasiadas veces, se utiliza como “premio, en el caso de que sean dulces, o como “amenaza” en casos como la fruta, tiene que ser parte integrante del menú.

paraguas-verde La comida basura y precocinados están asociados con enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes, anemia, problemas de digestión, falta de crecimiento y de concentración y menor rendimiento escolar. Haciéndoles tomar conciencia de la importancia de saberse alimentar, conseguiremos que los más pequeños escojan snacks nutritivos en un futuro y que no recurran a la comida basura.

El número de niños con sobrepeso u obesidad infantil ha crecido en los últimos años. Actualmente cerca de 42 millones niños sufren este problema, según datos de 2013 de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las previsiones más preocupantes anuncian que la cifra puede llegar a duplicarse en os próximos 10 años,  alcanzando a los 70 millones de niños en 2025.

comedores escolares niño

paraguas-verde El pescado es el gran ausente en los comedores escolares. Presenta un contenido calórico bajo y constituyen una buena fuentes de proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos poliinsaturados omega 3. Si los organismos científicos internacionales recomiendan no ingerir más de 70 g/día de carnes rojas y 20 g/día de carnes procesadas (embutidos), ¿por qué hinchan a nuestros hijos de salchichas y hamburguesas?

Obviamente, si no existe nada más delicado que los niños, ¿por qué no tenemos especial cuidado en protegerlos? Los más pequeños son mucho más sensibles a los agentes nocivos que nos rodean. #SúmateAlEstiloDeVidaPrevecancer y consulta nuestros PequePreveconsejos.

Una dieta Prevecancer se basa en el consumo de verduras y frutas, con cereales y arroz integrales, proteínas de origen vegetal (lentejas, guisantes, judías, tofu) y animal (pescado, huevos ecológicos…), siempre acompañados de aceite de oliva virgen extra, hierbas y especias.

Comedores escolares: ¿Somos realmente conscientes de lo que comen nuestros hijos?
5 (100%) 1 vote