El cáncer es una enfermedad que avanza desmesuradamente debido a los hábitos de vida que envuelven nuestro día a día en la actualidad; la inmensa mayoría de los factores considerados causantes de esta enfermedad son debidos a aspectos medioambientales, a costumbres y malas elecciones que al prolongarse en el tiempo acaban derivando en consecuencias nefastas para nuestras vidas. Existe un aspecto genético, pero ese es el menor de los factores de riesgo, además de que habitualmente se ve multiplicado por los otros asuntos que comentamos.

Por este motivo, desde Prevecancer queremos ayudarte a entender una forma de vida en la que logres evitar al máximo estos factores; prevenir el cáncer es posible en muchos casos, pero es necesario estar bien informado para conseguirlo. En este caso vamos a hablarte de cómo cocinar para poder evitar ciertos peligros, porque no se trata únicamente de los alimentos, se trata también de una manipulación correcta de los mismos. Así pues, vamos a observar distintos modos de cocinar con sus respectivos consejos:

  • Barbacoas: sabemos que no te gustan únicamente por la comida en sí, sino por lo que te sueles divertir cada vez que lo haces rodeado de tu gente, por eso no te vamos a decir que las evites, pero eso sí: tampoco abuses de ellas. Ten en cuenta que los alimentos sometidos a altas temperaturas –como es el caso de los cocinados a la brasa–, pierden muchas propiedades, pero además en este caso concreto generan sustancias cancerígenas; los humos, la propia carne y el calor potencian la aparición entre otras, de las Aminas Heterocíclicas o las dioxinas –ambas cancerígenas–. La solución está en la manera de cocinar, que si se hace correctamente no ofrecerá tantos riesgos. Precocinar la carne en un horno o microondas para no someterla durante tanto tiempo a las altas temperaturas de la parrilla, y adobarla con aceite de oliva, vinagre de sidra, ajo, mostaza, zumo de limón y sal, reduce la formación de sustancias cancerígenas. Utilizar carnes blancas, pescados y verduras resulta mucho más beneficioso que la ingestión de carnes rojas o, mucho peor todavía, las procesadas; voltea la carne con frecuencia y no dejes que se cocine demasiado, acompáñala de verduras que neutralicen la toxicidad de la barbacoa y limpia bien la parrilla para ocasiones futuras.
  • Freír: en este caso sí debemos sugerirte que evites los fritos en la medida de lo posible, pues cuando el aceite supera temperaturas de 180 se generan sustancias tóxicas y cancerígenas como la acrilamina, la glicidamida o la acroleína, las cuales deberíamos evitar a toda costa; la producción de algunas de ellas se multiplica cuando se trata de aceite reutilizado. Por todos estos motivos te aconsejamos que reduzcas este tipo de alimentación, y que cuando cocines de esta forma evites que el aceite llegue a humear, no cocines demasiado los alimentos y córtalos en trozos grandes, utiliza siempre aceite de oliva y nunca en más de dos ocasiones.
  • Cocer: las altas temperaturas siempre suponen que los alimentos pierdan enzimas y proteínas, llegando a sufrir modificaciones que las hacen perjudiciales cocinamos a niveles extremos de calor. La cocción no necesita más de 100, por lo que es un modo adecuado para cocinar –no así en el caso de las ollas a presión, que se desaconsejan por alcanzar temperaturas superiores–; sin embargo, para evitar al máximo la pérdida de nutrientes, podemos ofrecerte algunos consejos a la hora de hervir tus alimentos: cuando se trate de legumbres remójalas previamente durante 12 horas, lo cual reducirá el tiempo requerido de cocción. Utiliza la cantidad justa de agua, corta los alimentos en trozos grandes y cuando se trate de verduras remójalas con agua fría al terminar, así el calor no seguirá deteriorando sus nutrientes; pon a cocer los alimentos cuando el agua ya esté hirviendo, y haz lo propio con la sal. Por último, emplea el caldo para otras comidas, puesto que así aprovecharás sus nutrientes.
  • Al vapor: ésta es la manera más sana de cocinar y por eso está tomando fuerza últimamente; al no introducirse en el agua, los alimentos no pierden nutrientes por difusión y además, este modo de cocinar potencia su sabor. Otra de las ventajas de la cocción al vapor, es que puedes preparar varios alimentos al mismo tiempo colocándolos sobre el agua hirviendo por niveles. Puede resultar una cocina muy sabrosa y, aunque creas que no, hay muchas recetas que te sorprenderían.
  • Crudo: no es una manera de cocinar, es la manera de no hacerlo. Por supuesto, al consumir los alimentos completamente frescos, éstos no perderán sus nutrientes; eso sí, has de vigilar su procedencia y cómo han sido tratados, porque de lo contrario estaríamos hablando de otros factores de riesgo.

Sentido común: alimentos ecológicos

Estos factores de riesgo de los que hablamos, son fácilmente evitables si apelamos al sentido común. Resulta muy cómodo poder comer lo que nos apetece en cualquier momento y en todas las épocas del año, ¿pero realmente es normal? Los vegetales tienen sus tiempos, sus cosechas y sus momentos, y por sí solos no producen fruto continuamente; esto quiere decir que para poder consumir todo lo que te apetezca y cuando te apetezca, has de recurrir a productos que han sido modificados de una u otra manera para poder llegar a tu alcance en momentos que de manera natural no eran los indicados. Estas modificaciones no son superficiales, suponen mutaciones en los componentes alimenticios de tu comida, restándole valores positivos e incluso añadiendo factores negativos; además, para multiplicar la producción de un modo satisfactorio para la demanda existente, se utilizan químicos para proteger las cosechas, entre otras cosas, que no hacen sino empeorar el resultado.

Precisamente por eso desde Prevecancer apelamos al sentido común, que debe hacernos ver que los alimentos deben consumirse durante su curso normal, ya que hay cosechas propias de cada época del año que nos permitirían abastecernos y alimentarnos perfectamente sin necesidad de mutaciones que afectan gravemente a nuestra salud; ¡promovamos la alimentación ecológica!

Utiliza utensilios de cocina inocuos

Del mismo modo que es importante el modo de cocinar tus alimentos, también lo son los utensilios que utilizas para hacerlo; una información adecuada de los componentes y la calidad de cada útil de tu cocina, te permitirá escoger productos inocuos que no afecten a tus platos ni, como consecuencia, a tu salud. Las sustancias químicas que componen algunos de estos elementos, en algunos casos mantienen contacto con la comida como consecuencia del calor, algo nada recomendable.

Prevecancer

En Prevecancer somos conscientes de todos los peligros que suponen los malos hábitos en la cocina para nuestra salud, por eso nos permitimos hacerte una serie de recomendaciones y mantenerte informado para que lo puedas entender y evitar; no obstante, no nos conformamos únicamente con eso, además te ofrecemos desde nuestra tienda una gran variedad de alimentos y útiles de cocina completamente ecológicos e inocuos que harán de tus platos algo maravilloso y, sobre todo, saludable.

¿Cómo cocinar para prevenir el cáncer?
Valoras este contenido?