La quimioterapia y radioterapia son los métodos terapéuticos más empleados en la actualidad en el tratamiento del cáncer. Su objetivo principal es destruir las células del tumor, con el fin de lograr la desaparición, detención o reducción de su crecimiento.

En general las células cancerosas crecen y se dividen más rápidamente que las células sanas, por lo que las terapias las destruyen a un ritmo más rápido que a las células sanas. Sin embargo, estos métodos son potentes y afectan también a las células sanas, causando los efectos secundarios relacionados con la quimioterapia.

 

Las alteraciones estéticas son una consecuencia inevitable de las terapias contra el cáncer.

 

La quimioterapia afecta al cabello, piel y uñas. Esto se debe a que la alta tasa de división que tienen las células involucradas en su crecimiento. Las células con alta tasa de renovación son las primeras afectadas por la quimioterapia, ya sean cancerosas o no.

El papel que tiene la quimioterapia y radioterapia sobre los folículos capilares y la pérdida de pelo es conocido por todos. Hoy, sin embargo, os queremos hacer llegar algunos consejos sobre los cuidados de las uñas durante la enfermedad.

 

¿Por qué se ven afectadas las uñas durante el tratamiento de quimioterapia?

 

Es frecuente que debido a la quimioterapia aparezcan en las uñas alteraciones en la forma y velocidad de crecimiento de las uñas, roturas de causa no traumática, aparición de estrías, verticales y horizontales y reblandecimiento o engrosamiento de las mismas.

 

Las terapias afectan a la matriz ungueal de la uña, es decir, a su zona de crecimiento. El área que rodea al lecho ungueal puede resecarse y las cutículas deteriorarse. Las alteraciones en la coloración de las uñas, se deben a la pigmentación de melanina, o por depósitos de sustancias sobre las células de la matriz ungueal.

 

¿Cómo cuidar las uñas en la quimioterapia?

  • Es conveniente mantener la longitud de la uña corta, evitando así que puedan romperse o engancharse y reduciendo el riesgo a producir arañazos.
  • No arrancar las cutículas blandas, cortarlas con mucho cuidado para mantener las uñas limpias. Hay que tener cuidado al cortarlas para no producir heridas, evitando así la posibilidad de contraer infecciones si las defensas están bajas.
  • Es mejor no usar pintauñas con el fin de evitar los agentes químicos. Los esmaltes debilitan a las uñas de por sí.
  • No uses uñas postizas, ya que el pegamento es agresivo e irritativo. La uña natural, por efecto del pegamento y por la uña postiza se asfixia y se parte.
  • Proteger manos y uñas al realizar tareas con las manos como fregar los platos, así se evita que se reblandezcan y puedan romperse con facilidad.
  • Llevar una alimentación saludable. Puedes encontrar cómo hacerlo en nuestra página.cuidado de las uñas y de las manos con la quimioterapia
  • Fortalecerlas con productos naturales.

 

La mejor forma de cuidar las uñas es con mascarillas y productos naturales

  • El aceite de oliva tiene numerosas propiedades hidratantes. Se aplica con un algodón en las uñas limpias y se deja actuar durante 20 minutos para posteriormente removerlo con jabón de pH neutro. Se puede hacer varias veces a la semana.
  • Otro problema puede ser el descoloramiento de las uñas. Así que si además de fortalecer las uñas frágiles se desea blanquearlas poco a poco, una buena opción consiste en añadir a una cucharada sopera de aceite una cucharadita pequeña de jugo de limón. La aplicación se realiza uña a uña y se puede dejar actuar toda la noche. En el caso de las uñas de los pies es bueno protegerlas con calcetines que ayuden a la absorción de los productos hidratantes.
  • Las uñas se fortalecen con vitamina E y hierro, por lo que la cebolla es un buen remedio natural. Se pica una cebolla y se coloca en un bol, luego se cubren las manos con los trozos durante al menos 10 minutos. No se deben lavar las manos justo a continuación, sino dejar que se sequen.
  • El aceite de ricino contiene también vitamina E, se aplica durante 10 minutos a diario. También se usa sobre las pestañas, aplícalo con un algodón sobre las pestañas antes de irte a la cama. Éstas se fortalecen y crecen más gruesas.
  • El ajo es un gran aliado para combatir la micosis, se puede añadir al endurecedor para combatir la fragilidad de las uñas.

 

Estas alteraciones desaparecen una vez finalizados los tratamientos.

 

El factor emocional en la prevención del cáncer, así como en su tratamiento es vital en la lucha contra el cáncer. Es difícil lograr el equilibrio emocional en algunos momentos. El mantener una actitud positiva es vital durante el proceso y nuestro aspecto físico nos afecta en gran manera. El equilibrio entre mente y cuerpo es necesario, ya que los aspectos emocionales afectan notablemente a la salud.

Súmate al estilo de vida Prevecancer.

Por los tuyos, por ti.

Cómo cuidar las uñas durante el tratamiento de quimioterapia
1.8 (35%) 4 votes