La medicina occidental se ha centrado en la salud del hombre al margen de la naturaleza. Pero el hombre es una entidad orgánica que no sólo necesita el tratamiento de las enfermedades.

A menudo las enfermedades o algunos de sus síntomas son el reflejo de que nuestro organismo pasa por dificultades. Así, la medicina convencional los trata y cura pero… ¿no te has preguntado por qué a continuación surge otra nueva?

Usamos nuestro cuerpo pero no nos comunicamos con él

Un error que cometemos a menudo es forzar a nuestro cuerpo, luchamos contra él, de forma que cualquier tipo de conflicto lo debilita. Una vez que comenzamos a comunicarnos con nuestro cuerpo, todo se vuelve más sencillo.

El cuerpo es la base de nuestro ser, dominarlo no nos conduce a nada. En el momento en el que comenzamos a entender al cuerpo, los sufrimientos desaparecen de forma más sencilla.
Pongamos un ejemplo. A veces cuando estamos ante una comida copiosa nuestro cuerpo nos dice: “¡No sigas! ¡Para de comer!” Nuestra mente, sin embargo, nos manda las señales contrarias: “¡Está buenísimo! ¡Sigue comiendo!” Nuestro cuerpo, nuestro estómago, nos pide que paremos, el organismo se cansa ejerciendo un trabajo que no necesita para digerir alimentos y desechar nutrientes que no requiere. Nos dejamos llevar por la mente, por el placer, sin pensar que estamos produciendo el efecto contrario.

Desde pequeños aprendemos a engañar a nuestro cuerpo, a distraerlo, pero lo que hacemos es destruir nuestra sensibilidad corporal. Somos enseñados a no escuchar nuestros instintos, a manipular nuestras emociones. Con lo que no contamos es con que éstas tienden a mostrarse tarde o temprano. Aprendemos a “hacer lo que hay que hacer”.

Hay que cuidar el cuerpo, debemos cuidar nuestra mente.

La conexión mente-cuerpo

Muchos problemas físicos son psicosomáticos. El cuerpo y la mente no son dos entidades separadas. Cualquier cosa puede penetrar en la mente y tener consecuencias en el cuerpo o viceversa. Por ejemplo, hay personas que tienen problemas dermatológicos y que tras su cura ven como comienzan a padecer de problemas de sueño, una vez que solucionan estos comienzan con los de estómago y así continuamente. Esto es sólo una pauta imaginada pero sucede a menudo. ¿No le está queriendo decir el cuerpo a esta persona algo más? ¿No debería tener en cuenta qué le está diciendo su mente a través de su cuerpo?

La medicina tradicional trata al cuerpo, y por supuesto los métodos son efectivos, pero lo primordial es saber de dónde surgen estos síntomas. Qué debemos cambiar.

Tampoco es cierto que todos los problemas radiquen en la mente, hay corrientes de pensamiento que creen que las enfermedades provienen únicamente de ésta. No están menos equivocados que los anteriores.

Cuerpo y mente deben abordarse al mismo tiempo. El cuerpo es fácilmente manipulable por la mente. Los procesos fisiológicos y los psicológicos son dos partes de una totalidad. Podemos entenderlo con un ejemplo muy sencillo: cuando tomamos alcohol es el cuerpo quien lo consume, pero… ¿es la mente afectada? O en la dirección opuesta, si tenemos pensamientos sexuales, ¿qué le sucede al cuerpo? El lenguaje corporal moldea nuestra identidad, nuestra actitud hace mella en nuestro cuerpo. Es una dualidad.

 

Un modo de prevenir el cáncer además de combatirlo es aprender a controlar las emociones, ya que éstas son un factor fundamental en nuestra salud. La inteligencia emocional la conforman nuestras habilidades para comprender, asimilar y regular las emociones propias y ajenas. La automotivación, el vencer la resistencia al cambio, la comunicación efectiva… todos forman parte de un todo que nos lleva a la estabilidad emocional.

 

En Prevecancer queremos ayudarte a comunicarte con tu cuerpo y con tu mente a la par, no podemos volverle la espalda a ninguno de los dos. En el siguiente enlace puedes encontrar una guía sobre cómo cuidar tus emociones, cómo trabajar tu mente: Las emociones y el cáncer. Además, también es posible que te interese conocer y aprender técnicas de relajación. Estamos seguros de que pueden servirte de ayuda.

Sé positivo, conócete a ti mismo, controla tus emociones.

En Prevecancer estamos contigo.

Por los tuyos, por ti.

Aprende a comunicar cuerpo y mente
Valoras este contenido?