El yoga es una disciplina milenaria procedente de la India que basa sus prácticas en ejercicios físico-mentales. En el mundo occidental se ha popularizado hace relativamente poco tiempo debido a la gran cantidad de beneficios que supone para quienes lo practican. Con respecto a esta práctica se han realizado numerosos estudios tratando de analizar las bondades que supone llevarla a cabo. las aportaciones del yoga siempre han sido tenidas en cuenta, pero con el paso del tiempo se le continúan atribuyendo nuevos beneficios sobre los que no se había reparado anteriormente.

A colación de estos análisis, un equipo de investigadores formado por integrantes de las universidades de Rotterdam y Harvard, en Holanda y Estados Unidos respectivamente, llegaron a la conclusión de que esta disciplina supone los mismos beneficios a nivel de salud cardiovascular que los deportes basados en el ejercicio aeróbico.

Desde un punto de vista oncológico el yoga ofrece beneficios tanto preventivos de la enfermedad, como de apoyo a los tratamientos cuando ésta ha sido diagnosticada. Como hemos afirmado son muchos las bondades que esta práctica brinda a la salud, entre las que se encuentran, por ejemplo, la regulación de la frecuencia cardiaca, la mejora de la presión sistólica y diastólica o el aumento y disminución de los colesteroles conocidos como “bueno” y “malo” respectivamente, además de ayudar a regular el peso corporal. Si te das cuenta, todos los puntos que estamos señalando se constituyen en pequeños pasos para lograr la prevención del cáncer, pero aún hay más: este tipo de ejercicios sirven de ayuda para la disminución del estrés y para lograr una relajación que, en el mundo en que vivimos, a veces se antoja difícil de alcanzar; el estrés no ayuda nada a prevenir ni a combatir el cáncer, sino más bien todo lo contrario, por lo que deshacerte de él con la práctica del yoga y otros métodos te ayudará a evitar la enfermedad.

Por otro lado, el yoga es un ejercicio muy positivo para pacientes diagnosticados de cáncer; si ya hemos comentado lo saludable que es a modo preventivo, no cabe duda de que también es efectivo cuando la enfermedad se convierte, por desgracia, en una realidad. Los afectados por tumores a menudo sufren de fatiga que les impide la realización de esfuerzos físicos; sin embargo, el yoga consigue los mismos beneficios a estos efectos pero sin necesidad de realizar dichos esfuerzos, puesto que existen múltiples variables y diferentes intensidades dentro de su práctica.

El yoga es una medicina integrativa

Conocemos por medicinas integrativas aquellas que combinan la medicina convencional con otros tipos de ayuda menos habituales y conocidos, pero que son realmente efectivas. Éste es el caso del yoga, que se convierte en parte importante de esta clase de disciplinas en tanto en cuanto colabora con la medicina científica en el tratamiento de pacientes de cáncer y otras enfermedades de toda índole.

Ya conoces los beneficios del yoga, así que no dudes en integrar su práctica junto con las pautas o tratamientos establecidos por tu médico, tanto si se trata de prevenir el cáncer como si hablamos de combatirlo; te ayudará igualmente en la consecución de tus objetivos y a buen seguro aportará nuevas cosas que ni siquiera esperabas, casi sin darte cuenta.

Los beneficios del trabajo cuerpo-mente

Desde un punto de vista tradicional, la conexión que se da entre el cuerpo y la mente al practicar yoga –que al final no trata de otra cosa sino de armonizar estos aspectos de nuestra persona – es un proceso que constituye una armonía absoluta entre ambos, además de mantenerlos en forma. Por resumir de alguna manera una disciplina tan amplia y profunda, podríamos decir que se trata de combinar posturas corporales con ejercicios de respiración y de relajación, favoreciendo de esta forma la reducción del estrés, la eliminación de toxinas y la tonificación muscular.

Prevecancer

En Prevecancer creemos que cualquier ayuda es poca con respecto al cáncer, tanto en asuntos de prevención como en lo referido al tratamiento. Esto es lo que nos hace valorar también las medicinas integrativas con cierto respaldo empírico, como es el caso del yoga, como una práctica maravillosa para sugerirte; realizar estos ejercicios en tu día a día te ayudará a mantenerte en forma y relajado, además de los múltiples beneficios directos sobre la salud que ya te hemos comentado.

Los beneficios del yoga para pacientes con cáncer
1 (20%) 6 votes