Empieza el año 2015 con energía.

Un reciente artículo publicado en la revista Neurology resalta las capacidades terapéuticas del ejercicio en personas con párkinson. Dicho estudio afirma que la actividad física mejora el equilibrio, la movilidad y la calidad de vida de estos enfermos.

La investigación sobre el párkinson es solo una muestra más de las posibilidades del ejercicio en la lucha contra las enfermedades; y no solo contra las más obvias, como la obesidad o la diabetes.

En 2012 la universidad de Nebraska publicaba un trabajo afirmando la relación entre el ejercicio físico y la mejora del sistema inmune. Este efecto podía ser de ayuda para reducir las posibilidades de tener una recaída tras superar un cáncer.

En 2013 el Congreso de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO) destacaba la relación inversa que existe entre el ejercicio y el cáncer de colon. Así mismo se solicitaba que los sistemas sanitarios hicieran un esfuerzo mayor en promover el ejercicio físico.

A finales del 2014 la revista “International Journal of Sports Medicine” publicaba un estudio, con intervención española (‘Exercise Intensity Guidelines for Cancer Survivors’), que especifica por primera vez las directrices para el ejercicio intensivo en los supervivientes de cáncer.

2015 no ha hecho nada más que empezar y ya se han presentado resultados sobre la disminución de la Fatiga Relacionada con el Cáncer (FCR) en pacientes y supervivientes de cáncer que practican actividad física supervisada.

Por otro lado, no olvidemos que el cerebro es también diana de la actividad benéfica del ejercicio. Un ejemplo de ello es la depresión. “El músculo bien entrenado produce una enzima que purga las sustancias dañinas del cuerpo”, afirmaba Jorge Ruas, autor principal de un artículo publicado en la revista Cell.

Hay una larga lista de beneficios positivos del ejercicio. Si el ejercicio en realidad fortalece el sistema inmunológico y mejora potencialmente el “estado de vigilancia” contra el cáncer,

¿Porqué no ponerse ya manos a la obra?200259790-001

Si quieres sumarte al estilo de vida Prevecancer REFUERZA tu sistema inmune y EVITA estados depresivos limpiando tu organismo de sustancias nocivas gracias al ejercicio.

¿Sabes cuales son las claves para empezar con el ejercicio? Empezar muy suave y pasárselo bien. Recuerda no hace falta que empieces con un programa de entrenamiento profesional. Basta elegir caminar frente a coger el coche en distancias cortas y apostar por las escaleras y no por el ascensor.

Si eres paciente o superviviente del cáncer consulta con tu médico el ejercicio que es más adecuado, recuerda que cada caso es distinto, y haz del ejercicio una prioridad, PONTE EN FORMA. Prácticamente todos los pacientes de cáncer pueden practicar ejercicios como el yoga o el tai chi.

#SúmateAlEstiloDeVidaPrevecancer y empieza el 2015 con energía

women_nature_white_grass_barefoot_yoga_exercise_meditation_5616x3744_wallpaper_Wallpaper_5616x3744_www.wallpaperswa.com

Empieza el 2015 con energía
Valoras este contenido?