Entender el cáncer y sus diferentes tipos

En esta sección se pretende con un lenguaje accesible a todo el mundo explicar cientifica y médicamente qué es el cáncer y las diferentes clases.

Informamos y formamos de ahí nuestro juego de mayúsculas y minúsculas: inFormación.
El enfermo y los familiares necesitan entender ciertos aspectos de la enfermedad y conocerlos.

En cada tipo se recogen las categorías: qué es, síntomas, prevención y tratamiento del cáncer.

¿Qué es el Cáncer?

 

Los seres humanos somos seres fascinantes. Nuestros cuerpos se asemejan a una maquinaria perfectamente engranada.

 

  Cada proceso esta sometido a una estricta regulación, a una supervisión constante, pero como en la vida, la perfección no existe.

hablemos1Estamos formados por células, las que son un universo en sí mismas. Son capaces de crecer, ejercer su función, y en el momento adecuado, respetándose entre ellas, morir.

Esta muerte, siendo un signo generoso de vida, en términos científicos, se denomina “apoptosis”.

Signo de vida, ya que este tipo de células (células somáticas), dan su vida una vez han completado su misión, para mantener la estabilidad que el preciso engranaje, que es nuestro cuerpo, necesita y así, funcione correctamente.

 

 

 

Nuestras células están comprometidas a colaborar, coordinando su comportamiento, contándose unas a otras cómo deben actuar, proliferando, diferenciándose o muriendo cuando sea necesario.

 

Las alteraciones que rompen esta armonía, esta relación vida – muerte, suponen un problema.

 

El cuerpo humano está constituido por billones de células. Todas y cada una de ellas, llevan en sí una copia del contenido genético que nos hace ser quienes somos.

hablemos2Ese contenido genético, nuestro ADN, es nuestro bien más preciado.

Contiene la información, las órdenes que nuestro cuerpo debe seguir para funcionar, como un director de orquesta, consigue hacer sonar la más acorde de las melodías.

Este preciado bien, está protegido en el interior de nuestras células, custodiado celosamente, y con una larga lista de mecanismos disponibles para repararlo ante cualquier agresión.

A pesar de toda esa protección, el ADN es sensible a agresiones, o simplemente cambios, denominadas mutaciones.

Determinadas mutaciones, serán provechosas, y supondrán una mejora, una evolución.

Otras mutaciones, por desgracia la mayoría, no aportan ningún beneficio a nuestro cuerpo.

Las mutaciones que originan un comportamiento no altruista de nuestras células, están poniendo en riesgo el futuro del organismo.

 

Estamos muy bien acompañados y protegidos por nuestro sistema inmune, que nos defiende de infecciones, de tóxicos, de químicos, nos defiende de todo aquello que atente contra nuestro bienestar.

Linfocitos ( Ty B), monocitos, neutrófilos, macrófagos y células “Natural Killers” (NK) son los componentes de nuestro pequeño pero eficaz ejército, que controla y frena el paso del cáncer, induciendo apoptosis a las células cancerosas o disminuyendo la velocidad con la que se reproducen éstas células.

Pero, aunque nuestro sistema inmune trabaje sin descanso, no debemos subestimar al cáncer, ya que, como el mejor de los magos, cuenta con trucos, artimañas, engaños, que hacen que, en numerosas ocasiones, escape de la constante vigilancia de nuestros soldados, sobre todo si nuestro ejército se encuentra inmunodeprimido, agotado o inactivado.

 

Cuando esto ocurre y las células se dividen, compartiendo el contenido genético con la mutación y proliferan, provocan problemas que empeorarán con el tiempo.

 

Éstos son los ingredientes del cáncer.

 

          Los clones de células con su carga genética afectada, prosperan aprovechándose de sus células vecinas, sanas, acumulándose, sin ser capaces de morir en el momento necesario, acabando con los principios que tenían como sociedad.

hablemos 3Una sola mutación no es suficiente para causar cáncer.

De hecho, a o largo de nuestra vida , nuestros genes son susceptibles de sufrir mutaciones en millones de ocasiones, por lo que si una sola mutación fuese suficiente para convertir una célula sana, en una tumoral, no seríamos organismos viables.

Estudios epidemiológicos de la incidencia del cáncer, demuestran que en la mayoría de cánceres, la incidencia se incrementa exponencialmente con la edad.

Esto sugiere que el cáncer se produce por una acumulación lenta de numerosas mutaciones al azar en una misma línea celular.

Estas mutaciones generan cambios en las células, haciéndolas defectuosas, ya que pierden los mecanismos que controlan su momento de morir, o pierden la capacidad de diferenciación ( es decir, cómo una célula inmadura llega a ser, por ejemplo, una célula que forma parte del hígado, con sus características específicas que la diferencian de una célula de cualquier otro órgano).

Las células cancerígenas se dividen más rápido que las células sanas, y como no son capaces de “suicidarse” (apoptosis), la población se desequilibra, poniendo la balanza a favor de la generación de un tumor.

hablemos4Un tumor, se desarrolla tras varias rondas de divisiones de células cancerosas. En cada etapa, alguna de las células sufre una mutación que incrementa su capacidad de proliferación, y así sucesivamente, acelerando el paso de la progresión tumoral, e incrementándose el riesgo de que alguna célula sufra otra mutación, en beneficio del tumor.

Para que una célula sea capaz de causar un cáncer, a medida que evoluciona adquiere una serie de nuevas capacidades, nuevas

propiedades. Entre ellas, ignorar las señales de proliferación o muerte, ser genéticamente inestables, tener capacidad de invadir otros tejidos, y poder sobrevivir y crecer en esos entornos ajenos (metástasis).

 

La metástasis es el aspecto más temido del cáncer, ya que es un proceso complejo, y el pronóstico para el paciente se complica.

Para que una célula cancerosa pueda producir metástasis, debe salir del tumor inicial, ayudada de su gran capacidad de invasión de tejidos ajenos. Después deben proliferar y formar colonias, en esos tejidos vecinos. Es un proceso complejo y lento, ya que muchas células pueden salir del tumor, pero no son capaces de sobrevivir en un medio hostil.

“Sólo un pequeño porcentaje de estas células puede formar metástasis.”

¿Cuáles son las causas del cáncer? ¿Cómo puedo evitarlo?

 

Ésta es una reflexión que todos nos hacemos en algún momento, pensando que quizás haya algo a nuestro alcance para pararle los pies a esta enfermedad.

hablemos 5Indiscutiblemente, uno de los factores depende de la constitución genética de cada uno de nosotros, pero otros dependen del entorno, y de nuestro modo de vida.

 

Esto se demuestra comparando la incidencia de un tipo cáncer en diferentes países.

Curiosamente, las poblaciones inmigrantes tienden a adquirir el patrón de incidencia de cáncer de la sociedad en la que se encuentran, lo que nos indica, que son los factores ambientales los que producen esta enfermedad, y no tanto los genéticos.

“A la luz de estos resultados, se puede estimar que el 80-90% de cánceres se podían evitar, o por lo menos, posponer su aparición.”

 

En Europa y Estados Unidos, una de cada cinco personas muere de cáncer, en cambio en determinadas poblaciones de África, la incidencia es mínima.

Para tratar de evitar el cáncer, debemos identificar los factores de riesgo, y llevar a cabo una correcta prevención.

 

¿Necesitas ayuda?, continúa con nosotros, Prevecancer te informa y te enseña a prevenir.

 Por los tuyos, por ti.

Cáncer de riñón

Cáncer de riñón

Cáncer de hígado

Cáncer de hígado

Cáncer de piel

Cáncer de piel

Cáncer de Próstata

Cáncer de Próstata

Cáncer de mama

Cáncer de mama

Cáncer de pancreas

Cáncer de pancreas

Cáncer de pulmón

Cáncer de pulmón

Cáncer de cuello de Útero

Cáncer de cuello de Útero

Leucemia

Leucemia

Cáncer de vejiga

Cáncer de vejiga

Cáncer de endometrio

Cáncer de endometrio

Cáncer colorrectal

Cáncer colorrectal

Cáncer de estómago

Cáncer de estómago

linfoma

Linfoma

 

Valoras este contenido?