Información sobre el Cáncer de estómago

Es un cáncer común del tubo digestivo. El cáncer gástrico o cáncer de estómago es aquel que se produce en los tejidos que revisten el estómago. Causa cerca de un millón de muertes en el mundo anualmente.

El cáncer de estómago o cáncer gástrico es un tipo de crecimiento celular maligno con capacidad de invasión y destrucción de otros tejidos y órganos. Éste comienza cuando las células del estómago se vuelven anormales y se multiplican sin control provocando un crecimiento de tejido llamado tumor.

Un tumor puede ser no canceroso (benigno) o canceroso (maligno).

El cáncer puede originarse en cualquier parte del estómago y diseminarse a los ganglios linfáticos cercanos y a otras áreas del cuerpo, como hígado, huesos, pulmones y ovarios, proceso que se conoce como metástasis.

 

Este tipo de cáncer se desarrolla lentamente, en un período de muchos años. Antes de la formación del tumor, suelen ocurrir cambios precancerosos en el revestimiento interno del estómago, a menudo sin síntomas, por lo que dificulta la detección temprana del cáncer.

 

Los tumores cancerosos que afectan al estómago son casi en su totalidad adenocarcinomas (90%). Esto significa que el cáncer se inició en el tejido glandular que reviste el interior del estómago, es decir en las glándulas situadas en la mucosa gástrica.

 

Dentro de estos hay dos tipos importantes, tipo intestinal y tipo difuso.

 

Adenocarcinoma de tipo intestinal

Está asociado a un proceso de gastritis crónica. Principalmente relacionado con factores ambientales.

Es pues, el resultado final de un largo proceso multifactorial, que se desarrolla a través de diversas lesiones secuencialmente progresivas y en el que intervienen diversos factores dietéticos, ambientales y socioeconómicos.

Adenocarcinoma de tipo difuso

Tiene su origen en células mucosas gástricas, no asociado a gastritis crónica. Depende más de factores genéticos.

 

Dependiendo de la composición glandular, de las formas variadas de las células y de la secreción de la mucosa, el adenocarcinoma puede presentar tres grados de diferenciaciónbueno, moderado y malo.

La etapa en la que se encuentra el cáncer viene definida en si las células cancerosas se han expandido a otras partes del cuerpo o no.

Etapa 0: El cáncer sólo se encuentra en la capa más interior de la pared estomacal.

Etapa I : El cáncer se encuentra en la segunda o tercera capa de la pared estomacal y no se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos al cáncer o se encuentra en la segunda capa de la pared estomacal y se ha diseminado a los ganglios linfáticos que se encuentran muy cerca del tumor.

Etapa II : Se puede presentar cualquiera de las siguientes situaciones:

                  – El cáncer se encuentra en la segunda capa de la pared estomacal y se ha diseminado a los ganglios linfáticos que se encuentran lejos del tumor.
– El cáncer sólo se encuentra en la capa muscular (la tercera capa) del estómago y se ha diseminado a los ganglios linfáticos muy cercanos al tumor.
– El cáncer se encuentra en las cuatro capas de la pared estomacal pero no se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otros órganos.

Etapa III : Se encuentra en alguna de las siguientes situaciones:

                    – El cáncer se encuentra en la tercera capa de la pared estomacal y se ha diseminado a los ganglios linfáticos que se encuentran lejos del tumor.
– El cáncer se encuentra en las cuatro capas de la pared estomacal y se ha diseminado a los ganglios linfáticos que están muy cerca del tumor o lejos del tumor
– El cáncer se encuentra en las cuatro capas de la pared estomacal y se ha diseminado a tejidos cercanos.

Etapa IV : El cáncer se ha diseminado a los tejidos cercanos y a los ganglios linfáticos que se encuentran lejos del tumor o se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

 

Existen otros tumores, alrededor del 10%, que pueden asentar en el estómago pero que no se consideran como cáncer gástrico. Su biología, evolución y tratamiento son completamente diferentes.

  • Los linfomas, cuya localización es el estómago.
  • Los sarcomas, que se originan en la capa muscular del estómago.
  • Los tumores carcinoides, menos frecuentes.
  • Los tumores del estroma parietal gástrico, cuyo pronóstico depende de distintos factores (tamaño, tipo de células…). Estos tumores son también muy infrecuentes.

 

 

El estómago es un ensanchamiento del tubo digestivo que está situado en la parte superior del abdomen, a continuación del esófago.

Su función es protagonista en la digestión. Después que los alimentos son masticados y tragados, entran al esófago.

El esófago se une al estómago en la unión gastroesofágica, la cual está justo debajo del diafragma (la capa fina del músculo de respiración situado debajo de los pulmones).

El estómago es un órgano parecido a un saco que contiene los alimentos y comienza a digerirlos segregando jugo gástrico. Los músculos mezclan los alimentos y el jugo gástrico  y se vacían posteriormete en el intestino delgado para continuar la digestión,  pasando después al intestino grueso o colon.

Consta de cinco partes :

 

103Cardias: Primer esfínter gástrico. Porción más cercana al esófago. Impide el reflujo gastroesofágico.

Fondo: la parte superior del estómago próxima al cardias.

Cuerpo: la parte principal del estómago, entre las partes superiores e inferiores.

Antro: la parte inferior (cercana al intestino), donde se mezclan los alimentos con el jugo gástrico.

Píloro: la última parte del estómago que actúa como una válvula para controlar el vaciado del contenido del estómago en el intestino delgado. (segundo esfínter).

 

 

 

A su vez, la pared estomacal está constituida por tres capas, con funciones muy específicas

 

Capa mucosa (donde están las glándulas, células especializadas con una estructura característica). Se producen el ácido estomacal, y las enzimas digestivas.

Capa muscular, capa gruesa de músculo, que mueve y mezcla el contenido del estómago.

Capa serosa o peritoneo (membrana externa que rodea al estómago).

A pesar de la disminución de la incidencia del carcinoma gástrico en los últimos años, esta enfermedad todavía es la causa de muerte más común por cáncer en todo el mundo.

La incidencia es muy variable en todos los países. A nivel mundial, es la cuarta causa de casos nuevos de cáncer por año.

 

En España, el cáncer de estómago ocupa el quinto lugar en nuevos casos detectados y el cuarto en causa de fallecimientos:  5978 muertes en el año 2010 con una frecuencia algo mayor en varones (3.762 muertes) que en mujeres.

Según estos datos, sólo el cáncer de mama en mujeres y próstata en varones , de pulmón y de colon superan al de estómago en fallecimientos por tumores malignos.

 

La mortalidad por cáncer gástrico ha disminuido en los últimos 20 años en toda Europa. La reducción en España es nada menos que del 25%, y se prevé que continue esta tendencia.

 

La mayor incidencia por la edad se encuentra en los 50 y 70 años, con un máximo alrededor de los 60 años, siendo infrecuente antes de los 30.

 

Los síntomas que describimos a continuación son síntomas generales de la enfermedad, que pueden corresponderse también a numerosas patologías no relacionadas con el cáncer.

Es importante distinguir los síntomas para acudir pronto a su especialista, y así tener un diagnóstico precoz, pero no conviene adelantar acontecimientos.

 

 

El cáncer de estómago, en sus etapas iniciales, pocas veces causa síntomas, por lo que es un tipo de cáncer difícil de detectar de manera temprana.

 

Además, muchos de los síntomas, son reflejo de otras dolencias estomacales, haciéndolos inespecíficos.

Si los síntomas no mejoran o desaparecen, deben insistir en la búsqueda de un diagnóstico correcto.

 

Los signos de cáncer de estómago pueden incluir:

 

Dolor abdominal

Pérdida de peso injustificada

Dispepsia, sensación de malestar en la parte superior del abdomen que ocurre después de comer.

Pérdida de apetito

Anemia, recuento bajo de glóbulos rojos

Sangrado gastrointestinal, que puede verse reflejado en heces de color muy oscuro, o en vómitos de sangre ( aspecto de posos de café).

 

Cuando se trata de un tumor alto, en la zona esófago-gástrica, un síntoma común es la Disfagia, la dificultad para deglutir.

 

En tumores de localización baja, son habituales las náuseas y vómitos.

 

Cuando afecta a las paredes del estómago ( linitis plástica), reduce su capacidad, provocando sensación de plenitud incluso después de una comida pequeña, pesadez, náuseas y vómitos.

 

Las intolerancias repentinas hacia ciertos alientos, son también un síntoma típico del cáncer de estomago. Lo más habitual es el rechazo hacia el café, el alcohol, la carne y la fruta.

 

El motivo de estos síntomas, habitualmente se debe a otras causas. No obstante, si se prolongan durante más de dos meses, con tratamiento y unos hábitos saludables, su médico debe explorarle para excluir un posible cáncer gástrico.

 

Aunque no conocemos con exactitud las causas de desarrollar un cáncer de estómago, muchos estudios han mostrado que existen una serie de factores que incrementan el riesgo de padecer esta enfermedad.

 

No hay mejor defensa que un buen ataque, por lo que la mejor prevención se basa en evitar esos factores de riesgo.

 

En la sociedad en la que vivimos, estamos obligados a coexistir día tras días con cientos de ellos, siendo o no conscientes, por lo que debemos comenzar por entender qué cosas en nuestra vida diaria pueden hacernos daño.

Desde luego que muchos de esos factores de riesgo son inevitables, por ello, desde prevecancer, os ayudamos a identificarlos, y a través de nuestros consejos, conseguir disminuir sus efectos nocivos en vosotros.

 

La mayoría de los cánceres se pueden evitar, ya que es nuestro entorno y nuestro modo de vida el que provoca que nuestro cuerpo no responda como debiera.

 

Presentamos este grupo de factores de riesgo, o circunstancias, que hacen a una persona más propensa para desarrollar cáncer gástrico.

Dieta

Una mala alimentación es el principal factor de riesgo de este tipo de cáncer. Está asociado con un elevado consumo de sal de mesa (dieta muy rica en salazones y ahumados), y con la baja ingesta de frutas y vegetales.

Investigadores estadounidenses, han demostrado que uno de cada siete cánceres gástricos podrían evitarse, limitando la ingesta de sal, a un máximo de 6 gramos diarios.

Cuando una dieta rica en sal, se asocia a una infección por Helicobacter Pylori ( bacteria causante de úlceras), el riesgo aumenta aun más.

Además de evitar el consumo de sal de mesa, es conveniente reducir también el consumo de alimentos conservados en sal, vinagre o ahumados.

Desde prevecancer te proponemos alternativas sanas, naturales y deliciosas!  Prueba a emplear hierbas aromáticas o limón para darle sabor a tus platos!.

Una alimentación rica en frutas, sobre todo cítricos, y rica en vegetales, puede disminuir el riesgo de cáncer de estómago.

Desde prevecancer aconsejamos el consumo de, como mínimo,  400 gr. diarios de frutas y verduras. Además de prevenir el cáncer, prevenimos también la obesidad, diabetes , cardiopatías, y conseguimos un aporte óptimo de vitaminas y minerales.

Estudios sugieren que las combinaciones de suplementos antioxidantes ( Vitamina A, Vitamina C, Vitamina E y selenio), pueden reducir el cáncer de estómago en personal con déficit de éstas vitaminas.

Escoger panes y pastas integrales, evitando los refinados, nos ayudrá a conseguir el aporte de fibra que necesitamos.

Reduce la ingesta de café. La mejor alternativa para prevenir el cáncer, el té verde. Contiene gran cantidad de polifenoles ( catequinas principalmente) con propiedades antioxidantes y anticancerígenas.  ¿Quieres saber más? Continúa con nosotros en nuestro  Blog; Té verde, un gran aliado.

¿Te resulta difícil preparar un menú sabroso y saludable para toda la semana? Sigue nuestra dieta prevecancer , disfrutarás con sus platos, cuidarás de tu salud y la de los tuyos.

Sedentarismo 

Una vida activa reduce el riesgo de padecer cáncer.

Hace años se creía que el tejido graso sólo era un almacen de clorías, pero actualmente sabemos que es un tejido activo, y que produce, entre otras cosas, hormonas capaces de estimular la formación y crecimiento de varios tipos de cáncer.

En pacientes ya tratados, el mantenimiento de la actividad física reduce el riesgo de recurrencias y de mortalidad.

¡¡Muévete!!  ; Si por tu trabajo tienes que pasar sentado muchas horas, trata que no sean continuas, haz descansos de 15 minutos para caminar, subir escaleras, o cualquier actividad de pie.

Únete al estilo de vida prevecancer, visita nuestra sección En Forma!, donde te ayudaremos a realizar el ejercicio que tu cuerpo necesita.

 Enfermedades predisponentes

Existe una serie de enfermedades, benignas o premalignas, que aumentan el riesgo de padecer cáncer gástrico.

Una de esas enfermedades es la gastritis. La gastritis esá íntimamente relacionada con el estrés. La angustia, los disgustos, la ansiedad, ayudan a a secreción de ácidos en el estómago, que pueden inflamar la mucosa gástrica.

Aprende a relajarte con nosotros en Estrés fuera!. Desde prevecancer queremos ayudarte a conseguirlo.

No tener un horario de comidas y abusar de los antiinflamatoros son también factres de riesgo para sufrir gastritis, así como el consumo de alcohol y tabaco.

Los antiinflamatorios naturales, como el harpagofito, realizan su función sin efectos secundarios.

La anemia perniciosa ( impide la absorción de vitamina B12), y los pólipos en el estómago de tamaño superios a 2 centímetros, son también enfermedades que aumentan el riesgo de padecer cáncer de estómago.

 Factores genéticos 

Los factores genéticos son poco frecuentes, no obstante, la incidencia es dos veces mayor en aquellas personas con varios familiares diagnosticados de cáncer gástrico.

El hecho de tener cierta propensión genética, no implica que vayamos a desarrollar un cáncer, pero sí que debemos  estar más atentos a los factores de riesgo y tratemos de evitarlos.

Modificando nuestros hábitos  hacia un estilo de vida prevecancer, nos ayudamos a disminuir las probabilidades de padecer un cáncer.

Es muy importante consumir alimentos antiangiogénicos, ya que dificultan la profileración de tumores.    ¿Qué es la angiogénesis?    ¿Cuáles son y para qué sirven los alimentos antiagiogénicos?, entérate en nuestro BlogAlimentos Antiangiogénicos, un delicioso tratamiento.

Fumadores

Es el grupo de mayor riesgo para adquirir la enfermedad (dos veces más que los no fumadores).

Desde 2012, el tabaco y el humo producido ( fumadores pasivos incluidos), es considerado por la IARC ( Agencia Internacional para investigación de Cáncer) como agente cancerígeno para humanos, desterrando así cualquier atisbo de duda.

Desde prevecancer os animamos fervientemente a que abandoneís este mal hábito.

¿No sabes cómo? Prevecancer te ayuda. Continúa con nosotros en nuestro Blog, y descubre como tú eres capaz de conseguirlo.

Estrés

Diferentes estudios han demostrado que un estrés intenso, incluso si ocurre solo un par de días, debilita nuestro sistema inmune, provocando la aparición de enfermedades.

Padecer estrés no sólo puede ser un factor de riesgo a la hora de sufrir un cáncer, si no que puede favorecer la metástasis, y dificultar la recuperación.

Con el ritmo de vida actual, es muy difícil no sentirse estresado, por eso debemos aprender a gestionarlo.

Muchas veces, el estrés que sentimos es mayor por la impotencia de no poder solucionar nuestros problemas, que por los problemas en sí.

Prevecancer te recomienda practicar yoga. Aprendes a gestionar el estrés gracias a la meditación, consigues relajarte mediante la respiración, y a la vez, destierras el sedentarismo de tu vida, realizando ejercicio.

¿No te parece una práctica muy completa?.

 

Los diferentes tipos de cáncer se pueden comportar de maneras muy distintas, ya que cada uno se desarrolla a una velocidad y responde a determinados tratamientos. Es por esto que las personas con cáncer necesitan recibir un tratamiento dirigido a su propio tipo de cáncer.

El tratamiento depende del estadio en que se encuentre el cáncer y del tamaño del tumor.

 

Cirugía

 

Según los casos, se realiza una gastrectomía para extirpar la mayor parte o la totalidad del estómago, y los gánglios linfáticos adyacentes.

Cuando se extirpa la totalidad del estómago, se conecta directamente el esófago con el intestino delgado. Es el único tratamiento que puede curar el adenocarcinoma gástrico.

 

Radioterapia

 

La radioterapia usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Afecta las células cancerosas sólo en el área tratada. Se utiliza como terapia complementaria a la cirugía.

Sólo afecta a la zona en tratamiento, y puede aplicarse antes de la cirugía (para reducir el tumor y poder extraerlo más fácilmente), o después de la cirugía (para terminar de destruir las células cancerosas que pudieran haber quedado).

 

Quimioterapia

 

Consiste en la administración de fármacos anticancerosos (también llamados antineoplásicos o quimioterápicos) por vía intravenosa o por vía oral, para destruir las células cancerosas y controlar su crecimiento.

Estos fármacos llegan a prácticamente todos los tejidos del organismo y es ahí dónde ejercen su acción tanto sobre las células malignas como sobre las sanas. Debido a la acción de los medicamentos sobre éstas últimas, pueden aparecer una serie de síntomas denominados efectos secundarios.

Los tumores malignos se caracterizan por estar formados por células transformadas cuyos mecanismos que regulan la división se han alterado, por lo que son capaces de dividirse descontroladamente e invadir y afectar órganos vecinos.

Estos fármacos están diseñados para poder destruir las células mientras se dividen. Cuanto más rápido se dividen más sensibles son al tratamiento.

 

Terapia Biológica

 

En este tipo de tratamiento utilizan el propio sistema inmunitario, ya sea directa o indirectamente, para combatir el cáncer o para disminuir los efectos secundarios que pueden causar algunos tratamientos del cáncer.

En el laboratorio se pueden producir algunos anticuerpos, citocinas y otras sustancias del sistema inmunitario para usarse en el tratamiento del cáncer.

Estas sustancias se llaman con frecuencia modificadores de la respuesta biológica.

Lo que hacen es alterar la interacción entre las defensas inmunitarias del cuerpo y las células cancerosas cuya finalidad sea reforzar, dirigir o restaurar la capacidad del cuerpo de combatir la enfermedad.

 

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Asunto

Consulta detallada


Cáncer de estómago
Valoras este contenido?