Información sobre el Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es uno de los más frecuentes, el segundo más frecuente, de todos los cánceres entre los varones. Es una enfermedad que se desarrolla principalmente en varones de edad avanzada.

Este tipo de cáncer se origina cuando algunas células prostáticas cambian y comienzan a dividirse y a proliferar sin el control deseado. Este crecimiento incontrolado origina una masa denominada tumor.

 

A diferencia de otro tipo de cáncer, el de próstata se caracteriza por evolucionar de forma muy lenta.

 

Cuando estas células, no solo se quedan en el tejido original, sino que se propagan o extienden a otras partes del cuerpo, especialmente los huesos y los ganglios linfáticos, se origina la metástasis.

La próstata puede ser asiento de metástasis, de cáncer de vejiga, colon, pulmón, melanoma, linfoma u otras neoplasias.

 

Los tumores generados por la proliferaicón descontrolada de las células prostáticas pueden ser de tipo benigno, o maligno.

 

Benignos

Son tumores no cancerosos, operables y que pocas veces vuelven a crecer. Esta clase de tumores no tienen a capacidad de generar metástasis, no pueden extenderse a otras partes del cuerpo.

Un claro ejemplo de ellos es:

 

Hiperplasia Prostática Benigna (HPB)

Crecimiento anormal de células benignas de la próstata.

La próstata aumenta en tamaño y presiona contra la uretra. Esto obstruye el flujo normal de orina.    Es un problema muy común en la mayoría de los hombres mayores de 50 años.

 

Malignos 

Son tumores cancerosos, más graves que los benignos puesto que pueden poner la vida en peligro.

Éstos, generalmente, pueden extirparse, pero en ocasiones podrán volver a crecer.

Esta clase de tumores se extiende a otras partes del cuerpo, ya que las células de tumores malignos pueden invadir y dañar tejidos u órganos, originándo metástasis.

 

Adenocarcinomas

La mayoría de los cánceres de próstata.

La próstata está dividida en tres zonas (periférica, transicional y central).

Los adenocarcinomas son más frecuentes en unas zonas que en otras: 70% de la región periférica, 20% de la zona transicional y 10% de la centra

Otros tipos tumorales

Menos frecuentes que los anteriores.

Adenocarcinoma de los ductos prostáticos (a menudo presionan sobre la uretra), también es raro encontrar sarcomas, carcinoma de células transicionales, de células pequeñas, epidermoides o escamosos.

 

La etapa en la que se encuentra el cáncer viene definida en si las células cancerosas se han expandido a otras partes del cuerpo o no.

 

Estadio I: El tumor está limitado únicamente a la próstata.

Estadio II: El tumor está más avanzado que en el estadio I, pero aún no se ha extendido más allá de la próstata.

Estadio III: El tumor se ha extendido más allá de la capa externa de la próstata hacia los tejidos vecinos. Puede afectar a las vesículas seminales

Estadio IV: El tumor se ha extendido a los ganglios linfáticos cercanos y lejanos a la próstata, a otras partes del cuerpo como la vejiga, el recto, los huesos o los pulmones.

 

Esta enfermedad  puede causar dolor, micción dificultosa, disfunción eréctil, entre otros síntomas.

 

La próstata es una glándula que pertenece al sistema reproductor masculino.

Es la glándula sexual del hombre cuya función principal es producir líquido seminal, el líquido en el semen que protege, mantiene y ayuda a transportar el esperma.

 

Se encuentra situada en la pelvis, detrás del pubis, por debajo de la vejiga y delante del recto.

Envuelve y rodea la primera porción de la uretra ( tubo que conduce la orina y el semen al exterior a través del pene).

 

El tamaño de la glándula prostática varía con la edad, siendo los valores normales unos 4cm de largo por 3cm de ancho. Comunmente se dice que tiene forma de castaña.

 

Esta glándula está envuelta por la cápsula prostática, que define sus límites.

 

Atendiendo a sus características anatómicas, se entiende que cambios y patologías en esta glándula van a provocar alteraciones en la forma de miccionar.

 

El cáncer de próstata es un tumor es extremadamente frecuente, aproximadamente 680.000 nuevos casos al año en el mundo.

 

Existen grandes diferencias respecto a la incidencia entre países más y menos desarrollados. En los países deasrrollados, la frecuencia ha aumentado muy rápidamente en los últimos diez años, y en muchos países es el primero en frecuencia entre los hombres.

 

En España se diagnostican 25.000 nuevos casos anuales. La incidencia es similar al resto de países desarrollados, siendo el primer tumor en frecuencia entre los hombres, segudo del cáncer de pulmón.

 

Se presenta predominantemente en hombres de edad avanzada, este tipo de cáncer es raro en hombres menores de 40 años.

 

La mayoría de los casos se diagnostican entre los 60 y 80 años. Gracias al test de PSA en sangre, y a revisiones periódicas, se diagnostican tumores en fases tempranas.

 

El cáncer de próstata, aun cuando su causa exacta no sea conocida, frecuentemente responde al tratamiento aunque esté generalizado y se puede curar cuando está localizado.

 

Cuando se examina al microscopio el tejido prostático obtenido tras una intervención quirúrgica o en una autopsia, se encuentra cáncer en el 50 por ciento de los hombres mayores de 70 años y prácticamente en todos los mayores de 90.

 

 

No hay mejor defensa que un buen ataque, por lo que la mejor prevención se basa en evitar esos factores de riesgo.

En la sociedad en la que vivimos, estamos obligados a coexistir día tras días con cientos de ellos, siendo o no conscientes, por lo que debemos comenzar por entender qué cosas en nuestra vida diaria pueden hacernos daño.

Desde luego que muchos de esos factores de riesgo son inevitables, por ello, desde prevecancer, os ayudamos a identificarlos, y a través de nuestros consejos, conseguir disminuir sus efectos nocivos en vosotros.

La mayoría de los cánceres se pueden evitar, ya que es nuestro entorno y nuestro modo de vida el que provoca que nuestro cuerpo no responda como debiera.

Es necesario aclarar que presentar alguno de estos factores de riesgo no implica que se vaya a originar un cáncer de próstata, pero sí que puede aumentar la probabilidad de padecerlo.

 

Edad

 

El cáncer de próstata es una enfermedad que, fundamentalmente, afecta a varones con edad avanzada. El 75% de los casos son personas mayores de 65 años.

Mantente jóven!. Es lógico que con la edad aumenten las probabilidades de padecer un cáncer, ya qué éste se produce por un cúmulo de células cancerígenas.

A lo largo de nuestras vidas estamos expuestos a infinidad de riesgos para nuestra salud, pero si mantienes una actitud positiva ante la vida, practicas ejercico regularmente y modificas tus hábitos de alimentación, conseguiremos parar el reloj del cáncer.

Os recomendamos consumir frutas y zumos antioxidantes y llevar una vida activa.

Apúntate con nosotros al estilo de vida prevecáncer. Consulta nuestras recetasdescárgate nuestras tablas de ejercicios, y siéntete bien con nuestros consejos antiestrés.

 

Antecedentes familiares

Se estima que un 10% de los casos de cáncer de próstata pueden presentar un componente hereditario.

Aquellos hombres que tienen un familiar de primer grado (padre o hermano) diagnosticado de cáncer de próstata tienen un riesgo más elevado de desarrollar la enfermedad que un hombre sin antecedentes familiares.

El hecho de tener cierta propensión genética, no implica que vayamos a desarrollar un cáncer, pero sí que debemos  estar más atentos a los factores de riesgo y tratemos de evitarlos.

Modificando nuestros hábitos  hacia un estilo de vida prevecancer, nos ayudamos a disminuir las probabilidades de padecer un cáncer.

Es muy importante consumir alimentos antiangiogénicos, ya que dificultan la profileración de tumores. ¿Qué es la angiogénesis? ¿Cuáles son y para qué sirven los alimentos antiagiogénicos?, entérate en nuestro Blog, Alimentos Antiangiogénicos, un delicioso tratamiento.

Hormonas

El inicio y la progresión del cáncer de próstata están influenciados por los andrógenos (testosterona).

Los niveles altos de testosterona pueden acelerar o causar el desarrollo del cáncer de próstata.

Se sabe que estos tumores disminuyen o desaparecen cuando lo hacen los niveles de dicha hormona. Este proceso de detención en la producción de la hormona se llama terapia de privación androgénica.

Fumadores

Es el grupo de mayor riesgo para adquirir la enfermedad (dos veces más que los no fumadores).

Desde 2012, el tabaco y el humo producido ( fumadores pasivos incluidos), es considerado por la IARC ( Agencia Internacional para investigación de Cáncer) como agente cancerígeno para humanos, desterrando así cualquier atisbo de duda.

Desde prevecancer os animamos fervientemente a que abandoneís este mal hábito.

¿No sabes cómo? Prevecancer te ayuda. Continúa con nosotros en nuestro Blog, y descubre como tú eres capaz de conseguirlo.

Estrés

Diferentes estudios han demostrado que un estrés intenso, incluso si ocurre solo un par de días, debilita nuestro sistema inmune, provocando la aparición de enfermedades.

Padecer estrés no sólo puede ser un factor de riesgo a la hora de sufrir un cáncer, si no que puede favorecer la metástasis, y dificultar la recuperación.

Con el ritmo de vida actual, es muy difícil no sentirse estresado, por eso debemos aprender a gestionarlo.

Muchas veces, el estrés que sentimos es mayor por la impotencia de no poder solucionar nuestros problemas, que por los problemas en sí.

Prevecancer te recomienda practicar yoga. Aprendes a gestionar el estrés gracias a la meditación, consigues relajarte mediante la respiración, y a la vez, destierras el sedentarismo de tu vida, realizando ejercicio.

¿No te parece una práctica muy completa?.

La elección del tratamiento adecuado depende del estadio en el que se encuentra el cáncer, el tamaño del tumor, su grado de agresividad, la edad del paciente y su condición:

 

Cirugía

 

Se denomina prostatectomia radical (PR). Consiste en extraer completamente la glándula prostática.

Se puede realizar de dos formas: por vía perineal o vía retropúbica.

El tipo de cirugía que se aplica en el cáncer de próstata cambia en función del tamaño, de la localización y de la extensión de la enfermedad a ganglios y órganos vecinos.

Existen algunas complicaciones con este tratamiento, los más frecuentes son: incontinencia urinaria y disfunción eréctil.

 

Radioterapia

 

La radioterapia usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Afecta las células cancerosas sólo en el área tratada. Se utiliza como terapia complementaria a la cirugía.

Sólo afecta a la zona en tratamiento, y puede aplicarse antes de la cirugía (para reducir el tumor y poder extraerlo más fácilmente), o después de la cirugía (para terminar de destruir las células cancerosas que pudieran haber quedado).

Se utilizan dos formas de RT para tratar el cáncer de próstata: la radioterapia externa y la radioterapia de implantación intersticial.

 

Observación vigilada 

 

Método de tratamiento en pacientes con una esperanza de vida limitada, por la edad o por otras enfermedades conjuntas y en tumores de próstata pequeños.

No es una opción adecuada para pacientes jóvenes ni cuando se tienen tumores grandes ni cuando el  crecimiento tumoral es rápido.

 

Hormonoterapia 

 

Los tratamientos hormonales se utilizan, sobre todo, cuando la enfermedad está diseminada o bien como complemento de alguno de los tratamientos locales o en las recaídas que pueden presentarse tras dichos tratamientos.

La eficacia del tratamiento hormonal se basa en suprimir la testosterona de la sangre, y por tanto el efecto que ésta tiene sobre el cáncer de próstata, lo que ocurre en el 80% de los casos.

Este tratamiento puede llevar a una disminución del deseo sexual, impotencia, sofocos, crecimiento del tejido mamario que puede ser doloroso, debilidad muscular, pérdida de masa ósea con riesgo aumentado de fracturas y un mayor riesgo de desarrollar diabetes o enfermedad coronaria.

 

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Asunto

Consulta detallada


Cáncer de próstata
Valoras este contenido?