Información sobre el Cáncer de vejiga

Cáncer originado en los tejidos de la vejiga ( órgano que almacena orina). Ciertas sustancias químicas se concentran en la orina. Algunas células de la vejiga (debido a la presencia de esas sustancias químicas) mutan, cambian y comienzan a multiplicarse, dando origen a la enfermedad.

Cuando se desarrollan células cancerosas en los tejidos que forman la vejiga, se produce el cáncer de vejiga, la neoplasia maligna más frecuente del aparato urinario. El revestimiento interior de la vejiga está alineado con las células de transición que son responsables de la mayoría de los cánceres de la vejiga.

 

Existen distintos tipos de cáncer de vejiga según las células que se vean afectadas :

 

Carcinoma de células de transición

 

El tipo de cáncer más frecuente en la vejiga. Supone aproximadamente el 90% de todos los tumores en esta localización. El cáncer empieza en las  células que normalmente forman el recubrimiento interno de la vejiga.

Una variedad de carcinoma de células transicionales es el papilar, que crece hacia el interior de la vejiga en forma de dedo o seta. Es un tumor de buen pronóstico.

Cuando el tumor está únicamente localizado en la capa más interna de la vejiga sin invadir otras capas más profundas de la pared, se le denomina carcinoma no invasivo o no infiltrante.

Cuando el tumor invade la capa muscular de la pared vesical se le denomina invasivo o infiltrante.

Carcinoma escamoso 

Cáncer que empieza en células las células escamosas, es decir en células delgadas y planas. Supone tan sólo un 2% del total de tumores de vejiga.

Adenocarcinoma 

Entre un 1 y un 2% de todos los tumores de vejiga son adenocarcinomas.

Es un cáncer que se origina en las células de las estructuras glandulares que revisten ciertos órganos del cuerpo y que luego se propaga a la vejiga. Las células glandulares son aquellas que elaboran y liberan moco y otros líquidos.

 

Las células que forman el carcinoma de células escamosas y el adenocarcinoma se desarrollan en el recubrimiento interno de la vejiga como resultado de irritación crónica e inflamación.

 

En función de en qué situación se encuentre el cáncer de vejiga se agrupa en las siguientes etapas o estadios:

 

Etapa 0 (carcinoma in situ):  El cáncer se encuentra sólo en la parte del recubrimiento interno de la vejiga, es decir, a su capa más superficial. En este caso, cuando el tratamiento ya ha surtido su efecto y el cáncer ha sido extraído, la vejiga ya no presentará ninguna hinchazón.

Etapa I: En este caso las células ya se han diseminado por la capa interna de la vejiga, el tumor traspasa el urotelio sin llegar a expandirse por su capa muscular.

Etapa II: Las células cancerosas se han expandido por la parte interior de la vejiga y en la capa interior de los músculos.

Etapa III: Momento en el que las células malignas se han expandido por la capa interior de la vejiga, la pared muscular, la capa de alrededor, e incluso por los órganos reproductores cercanos. El cáncer ha invadido la capa muscular en su totalidad. En el estadio III no hay afectación ganglionar ni de otros órganos a distancia.

Etapa IV: El cáncer ha atravesado la pared de la vejiga y llega hasta la pared de la pelvis o del abdomen y/o ha afectado a los ganglios linfáticos u órganos a distancia como hígado, huesos y pulmones.

 

La vejiga es un órgano que pertenece al sistema urinario. Es hueco, músculo y membranoso y recoge la orina de los uréteres.

 

Una vez que recibe la orina la mantiene, la almacena y cuando está llena la expulsa a través de la uretra al exterior del cuerpo mediante la micción.

 

La orina es un líquido formado por agua y sustancias de desecho del organismo. Esta se produce por el filtrado de la sangre en los riñones. A través de unos tubos largos y finos, denominados uréteres, la orina llega a la vejiga.

 

La capacidad fisiológica de la vejiga urinaria o hasta que aparece el deseo de orinar oscila entre los 250 a 300 centímetros cúbicos, puediendo aumentar de 2 a 3 litros en caso de retención aguda de orina.

 

Por delante está fijada al pubis, por detrás limita con el recto, con la parte superior de la próstata y las vesículas seminales en el hombre, y con la vagina en la mujer.

 

La vejiga urinaria cuando está llena tiene una forma esférica (forma de globo) y cuando está vacía se asemeja a un tetraedro.

 

La pared de la vejiga está formada por tres capas:

 

Capa serosa: se trata de un recubrimiento exterior de la vejiga.

Capa muscular : está formada por músculo liso con tres capas:

 

  • Capa externa o superficial: formada por fibras musculares longitudinales.
  • Capa media: formada por fibras musculares circulares.
  • Capa interna o profunda: formada también por fibras longitudinales.

 

Las tres capas de la capa muscular forman el músculo detrusor que cuando se contrae expulsa la orina y tiene como freno los esfínteres de la uretra.

Capa mucosa: formada por

 

  • Epitelio de transición urinario (también llamado urotelio) que es un epitelio estratificado de hasta ocho capas de células, impermeable, en contacto con la orina.
  • La lámina propia que es de tejido conjuntivo.

 

 

Esta enfermedad es más frecuente en hombres de más de 60 años, y tiene mayor incidencia en zonas urbanas.

 

Existen también algunas diferencias raciales, ya que aparece con mayor frecuencia en las razas blanca e hispana.

 

Es el quinto en frecuencia entre los hombres en países desarrollados (tras los tumores de próstata, pulmón, colorrectales y de estómago), con aproximadamente 357.000 nuevos casos al año en todo el mundo (274.000 hombres y 83.000 mujeres).

 

 

No se ha demostrado cuál es la causa exacta de la presencia de este tipo de cáncer, pero se han relacionado diversos factores de riesgo con su aparición.

No hay mejor defensa que un buen ataque, por lo que la mejor prevención se basa en evitar esos factores de riesgo.

En la sociedad en la que vivimos, estamos obligados a coexistir día tras días con cientos de ellos, siendo o no conscientes, por lo que debemos comenzar por entender qué cosas en nuestra vida diaria pueden hacernos daño.

Desde luego que muchos de esos factores de riesgo son inevitables, por ello, desde prevecancer, os ayudamos a identificarlos, y a través de nuestros consejos, conseguir disminuir sus efectos nocivos en vosotros.

La mayoría de los cánceres se pueden evitar, ya que es nuestro entorno y nuestro modo de vida el que provoca que nuestro cuerpo no responda como debiera.

 

Presentamos este grupo de factores de riesgo, o circunstancias, que hacen a una persona más propensa para desarrollar el tumor.

 

Ocupaciones de riesgo

Aquellas personas que trabajan en lugares expuestos a la presencia de sustancias cancerígenas : trabajadores que ejercen su profesión en el sector del metal, en las industrias de la piel, en empresas químicas, en empresas que generan residuos químicos tóxicos, en el sector de la impresión, en talleres textiles, ya que la mayoría está en estrecho contacto con aminas aromáticas, altamente cancerígenas.

También o que trabajan como maquinistas, como conductores de camión, forman parte de un grupo de riesgo importante.

Si por tu empleo estás dentro de este grupo,  no pierdas un segundo… Depúrate con cardo mariano, y adquiere hábitos de vida saludables. En nuestra sección prevención te asesoramos para conseguirlo!!

Excesos

Consumir en exceso alcohol, café y edulcorantes artificiales.

EL consumo en exceso, o reiterado de estos productos, no sólo son un factor de riesgo para el cáner de vejiga, si no para todos los cánceres.

Desde prevecancer te proponemos alternativas sanas, naturales y deliciosas!

Reduce la ingesta de café. La mejor alternativa para prevenir el cáncer, el té verde. Contiene gran cantidad de polifenoles ( catequinas principalmente) con propiedades antioxidantes y anticancerígenas.  ¿Quieres saber más? Continúa con nosotros en nuestro blog; Té verde, el gran aliado.

Sufrir cistitis crónica 

Se trata de una infección de las vías urinarias, habitualmente producida por bacterias. Muy común entre mujeres y personas portadoras de catéteres durante un tiempo prolongado

La mejor prevención de esta patología , el arándano rojo americano.  Tiene propiedades bacteriostáticas gracias a la acción de las proantocianidinas (PAC). Evitan la adhesión de las bacterias a las mucosas de la vejiga y tractos urinarios.

Se puede consumir tanto en cápsulas como en zumo, asi como en mermelada!!. Una deliciosa prevención.

Además los arandános, englobados en la familia de frutos rojos poseen propiedades anticancerígenas, ya que nos portegen de radicales libres, y tienen propiedades antiangiogénicas.

Descubre cómo nos ayudan los arándanos en la prevención en nuestro Blog : Arcoiris prevecancer. Platos llenos de color!

Carencia de vitamina A 

Padecer una deficiencia de vitamina A puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de pulmón, laringe, vejiga, esófago, estómago, colon, recto y próstata.

Muchos vegetales que consumimos a diario, continen cantidades importantes de vitamina A, generalmente en forma de betacarotenos (precursor de vitamina A), como las zanahorias, espinacas, albaricoques, brécol, melón… También encontramos una fuente de vitamina A en huevos, lácteos e hígado.

Desde prevecancer os recomendamos el seguir un modelo de vida saludable. Podéis consultar nuestras dietas prevecancer.

Carencia de vitamina D

La vitamina D actúa regulando la expresión de una proteína que participa en el desarrollo del cáncer de vejiga.

LLevando a cabo una dieta saludable, una dieta prevecancer y tomando todos los días el sol, a primera hora de mañana o última de la tarde, nunca en las horas centrales del día, podremos sintetizar toda la vitamina D que nuestro cuerpo necesita.

Ante la carencia de esta vitamina, recomendamos complementar vuestra dieta con suplementos vitamínicos.

¿Sabías que las vitaminas se degradan tras cocinarlas de determinadas maneras? Aprende cómo y con qué cocinar para que tus platos conserven todo su valor nutricional en Formas de cocinar y Utensilios de cocina.

Abuso de analgésicos

Es por todos conocido, que los antiinflamatorios y los analgésicos que estamos tan habituados a emplear tienen una larga lista de efectos secundarios.

Prevecancer apuesta por una alternativa natural, el Harpagofito. Consulta su ficha técnica y haz de la prevención tu esilo de vida.

Fumadores

Es el grupo de mayor riesgo para adquirir la enfermedad (dos veces más que los no fumadores).

Desde 2012, el tabaco y el humo producido ( fumadores pasivos incluidos), es considerado por la IARC ( Agencia Internacional para investigación de Cáncer) como agente cancerígeno para humanos, desterrando así cualquier atisbo de duda.

Desde prevecancer os animamos fervientemente a que abandoneís este mal hábito.

¿No sabes cómo? Prevecancer te ayuda. Continúa con nosotros en nuestro Blog, y descubre como tú eres capaz de conseguirlo.

Estrés

Diferentes estudios han demostrado que un estrés intenso, incluso si ocurre solo un par de días, debilita nuestro sistema inmune, provocando la aparición de enfermedades.

Padecer estrés no sólo puede ser un factor de riesgo a la hora de sufrir un cáncer, si no que puede favorecer la metástasis, y dificultar la recuperación.

Con el ritmo de vida actual, es muy difícil no sentirse estresado, por eso debemos aprender a gestionarlo.

Muchas veces, el estrés que sentimos es mayor por la impotencia de no poder solucionar nuestros problemas, que por los problemas en sí.

Prevecancer te recomienda practicar yoga. Aprendes a gestionar el estrés gracias a la meditación, consigues relajarte mediante la respiración, y a la vez, destierras el sedentarismo de tu vida, realizando ejercicio.

¿No te parece una práctica muy completa?.

 

 

El tratamiento del cáncer va a depender del estadio en el que se encuentre.

 

Cirugía

 

En los tipos de cáncer más superficial, el objetivo y tratamiento es extirpar el tumor a través de la uretra y evitar las recidivas y la progresión.

Como tratamiento complementario a este tipo de cáncer y para prevenir posibles nuevos tumores, se utiliza la quimioterapia.

El 10-20% de los tumores superficiales progresan a lo largo de su evolución, a pesar del tratamiento, a tumores profundos.

La probabilidad de progresión y el elevado número de recidivas exigen una estrecha vigilancia mediante cistoscopias periódicas.

El pronóstico es bueno. Hay un 70-80 por ciento de supervivencia en 5 años.

En los tipos de tumor más profundo es necesaria la extirpación completa de la vejiga y próstata.

Esto implica la necesidad de una derivación urinaria, es decir colocar mediante vía quirúrgica un reservorio a modo de vejiga cuando se haya extirpado este órgano.

La forma más común utiliza como neo-reservorio vesical un fragmento de ileon aislado, uno de cuyos extremos es utilizado para el abocamiento ureteral y el otro termina en la piel. En la actualidad, es cada vez más frecuente la sustitución vesical por una neovejiga realizada con ileon o colon que se aboca a la uretra y permite la micción espontánea.

 

 

Radioterapia

 

La radioterapia usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Afecta las células cancerosas sólo en el área tratada. Se utiliza como terapia complementaria a la cirugía.

Sólo afecta a la zona en tratamiento, y puede aplicarse antes de la cirugía (para reducir el tumor y poder extraerlo más fácilmente), o después de la cirugía (para terminar de destruir las células cancerosas que pudieran haber quedado).

 

Quimioterapia

 

La quimioterapia es utilizada o bien antes de la cirugía para disminuir el tamaño del tumor, o bien tras la operación para prevenir nuevos tumores.

Consiste en la administración de fármacos anticancerosos (también llamados antineoplásicos o quimioterápicos) por vía intravenosa o por vía oral, para destruir las células cancerosas y controlar su crecimiento.

Estos fármacos llegan a prácticamente todos los tejidos del organismo y es ahí dónde ejercen su acción tanto sobre las células malignas como sobre las sanas. Debido a la acción de los medicamentos sobre éstas últimas, pueden aparecer una serie de síntomas denominados efectos secundarios.

Los tumores malignos se caracterizan por estar formados por células transformadas cuyos mecanismos que regulan la división se han alterado, por lo que son capaces de dividirse descontroladamente e invadir y afectar órganos vecinos.

Estos fármacos están diseñados para poder destruir las células mientras se dividen. Cuanto más rápido se dividen más sensibles son al tratamiento.

 

 

Terapia Biológica

 

En este tipo de tratamiento utilizan el propio sistema inmunitario, ya sea directa o indirectamente, para combatir el cáncer o para disminuir los efectos secundarios que pueden causar algunos tratamientos del cáncer.

En el laboratorio se pueden producir algunos anticuerpos, citocinas y otras sustancias del sistema inmunitario para usarse en el tratamiento del cáncer.

Estas sustancias se llaman con frecuencia modificadores de la respuesta biológica.

Lo que hacen es alterar la interacción entre las defensas inmunitarias del cuerpo y las células cancerosas cuya finalidad sea reforzar, dirigir o restaurar la capacidad del cuerpo de combatir la enfermedad.

 

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Asunto

Consulta detallada


Cáncer de vejiga
Valoras este contenido?