Información sobre el Linfoma

Los Linfomas son un grupo de enfermedades tumorales que afectan a los linfocitos, células sanguíneas  imprescindibles de nuestro sistema inmune, responsable de combatir infecciones y otras enfermedades.

Los linfomas son un grupo de enfermedades tumorales que afectan a los linfocitos, células sanguíneas  imprescindibles de nuestro sistema inmune, responsable de combatir infecciones y otras enfermedades. Pese a que otros tipos de cáncer como el cáncer de pulmón, mama o colon pueden afectar en su extensión a los ganglios linfáticos, la característica de los linfomas es que se originan en ellos.

El linfoma, comienza cuando un linfocito se vuelve anormal y empieza a dividirse descontroladamente, haciendo cientos de copias de sí mismo. Estas copias, además de no proteger el cuerpo frente a infecciones, no mueren cuando deben hacerlo y se acumulan, dando lugar a una masa de tejido, a lo que llamamos tumor. Es por esto que los linfomas se consideran tumores sólidos y no circulantes, a diferencia de las leucemias.

 

Los linfomas pueden agruparse en dos tipos: Hodgkin(10%), también llamado Enfermedad Hodgkin, y No Hodgkin (90%).

 

  1. Linfoma de Hodgkin, también llamado Enfermedad de Hodgkin, es una neoplasia originada en el tejido linfático. Debido a que el tejido linfático está ampliamente extendido por el cuerpo, este tipo de Linfoma puede originarse en casi cualquier parte, pero generalmente se origina en ganglios axiales (cervicales, mediastínicos y paraaorticos), diseminándose por continuidad y raramente afectando a tejidos extraganglionares.
  2. El linfoma No Hodgkin, en cambio, puede manifestarse a cualquier edad, suelen afectarse muchos ganglios periféricos, no se extienden por contigüidad y frecuentemente afectan a tejidos extraganglionares. Se clasifican en este grupo más de 30 tipos de linfomas distintos, agrupados por la OMS en:

Linfomas de linfocitos B

– Linfomas precursores de linfocitos B: leucemia linfoblástica precursora aguda de linfocitos B (LLA-B, y linfoma linfoblástico precursor de linfocitos B (LBL, por sus siglas en inglés)

– Linfomas periféricos de linfocitos B.

Linfomas de linfocitos T y células NK

– Linfomas precursores de linfocitos T: leucemia linfoblástica precursora aguda de linfocitos T (LLA-T) y linfoma linfoblástico precursor de linfocitos T (LBL, por sus siglas en inglés).

– Linfomas de células NK y linfocitos T periféricos.

Para saber qué es un linfoma, resulta útil entender el Sistema Linfático del organismo.

El sistema linfático está principalmente compuesto de tejido linfático, vasos linfáticos, y el líquido que estos transportan, llamado linfa.

El tejido linfático, comprende los ganglios linfáticos y los órganos relacionados que forman parte del sistema inmunológico y del sistema productor de sangre del cuerpo, tales como el bazo y la médula ósea.

Los Vasos linfáticos, conectan entre sí los tejidos linfáticos. Son similares a las venas, excepto que su recorrido es diferente y que en lugar de transportar sangre, llevan linfa.

La linfa, es un líquido incoloro compuesto de linfocitos, proteínas, grasas y sales. En el sistema linfático no existe una bomba que impulse la linfa, a diferencia de lo que ocurre en el aparato circulatorio sino que se mueve, aprovechando las contracciones musculares.

Los linfocitos constituyen el 30% de los Leucocitos ( también llamados, Glóbulos Blancos encargados de defendernos de las infecciones ) y pueden dividirse en Linfocitos B, Linfocitos T y Células NK.

Ambos tipos de linfocitos pueden convertirse en células de linfoma. Cada tipo de linfocito puede originar. Diferentes tipos de linfoma se pueden originar de cada tipo de linfocito, dependiendo de qué tan maduras son las células cuando se transforman en cancerosas y en otros factores.

El tratamiento para cada linfoma depende del tipo que sea. Por lo tanto, es importante saber el tipo exacto de linfoma.

Los casos de Linfoma, están aumentando en los últimos años. Según estima la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia (AEAL), cada año unas 7.000 personas son diagnosticadas de Linfoma en España, siendo alrededor de 20.000 personas las afectadas por esta enfermedad en todo el país.

En función del tipo de Linfoma, la incidencia es diferente:

Linfoma NO Hodgkin(LNH)

Según la Sociedad Española de Oncología, se calcula que la incidencia en España es de 12,3 casos por cada 100.000 varones/año y 10,8 en el caso de las mujeres,  ocupando el séptimo lugar en incidencia por tipo de cáncer tanto en hombres como mujeres.

En cuanto a la mortalidad, ocupa el noveno puesto de causa de muerte por tumor en ambos sexos, representando un 3% del total de muertes por cáncer.

Linfoma Hodgkin (LH)

El linfoma de Hodgkin es una enfermedad relativamente infrecuente que se observa principalmente en personas jóvenes, alrededor de 1100 casos son diagnosticados cada año en nuestro país.

 

El origen de los linfomas no se conoce, aunque existen estudios que demuestran que un sistema inmune debilitado, ciertas infecciones o ciertos rangos de edad (edades superiores a 60 años, en el caso de Linfomas No Hodgkin, y individuos de entre 25 y 30 en el caso de LH) pueden aumentar la posibilidad de que una persona padezca dicha enfermedad.

¿Se puede entonces, prevenir el linfoma no Hodgkin? Por lo general no existe ninguna forma de protegernos contra los Linfomas, hasta el momento, la mejor manera de prevenirlos es intentando evitar la deficiencia inmunológica.

 

Obesidad

 

A pesar de que los estudios requieran de mayor profundización,  se ha visto cierta relación entre la Obesidad y sobrepeso con el riesgo a sufrir Linfomas. En la actualidad, un 35% de las muertes por cáncer se atribuyen a los hábitos alimenticios,

Anímate a cambiar!!!! Modificando tus hábitos de vida hacia un estilo de vida prevecancer lograrás mantenerte en forma, gozar de buena salud, y pararle los pies al cáncer.

Consulta nuestro apartado Dieta prevecancer, atrévete a cocinar con nuestras recetas y ponte En Forma! con nosotros.

 

Estrés

 

Diferentes estudios han demostrado que un estrés intenso, incluso si ocurre solo un par de días, debilita nuestro sistema inmune, provocando la aparición de enfermedades.

Padecer estrés no sólo puede ser un factor de riesgo a la hora de sufrir un cáncer, si no que puede favorecer la metástasis, y dificultar la recuperación.

Con el ritmo de vida actual, es muy difícil no sentirse estresado, por eso debemos aprender a gestionarlo.

Muchas veces, el estrés que sentimos es mayor por la impotencia de no poder solucionar nuestros problemas, que por los problemas en sí.

Prevecancer te recomienda practicar yoga. Aprendes a gestionar el estrés gracias a la meditación, consigues relajarte mediante la respiración, y a la vez, destierras el sedentarismo de tu vida, realizando ejercicio.

¿No te parece una práctica muy completa?.

 

Edad

 

Mantente jóven!. Es lógico que con la edad aumenten las probabilidades de padecer un cáncer, ya qué éste se produce por un cúmulo de células cancerígenas.

A lo largo de nuestras vidas estamos expuestos a infinidad de riesgos para nuestra salud, pero si mantienes una actitud positiva ante la vida, practicas ejercico regularmente y modificas tus hábitos de alimentación, conseguiremos parar el reloj del cáncer.

Os recomendamos consumir frutas y zumos antioxidantes y llevar una vida activa.

Apúntate con nosotros al estilo de vida prevecáncer. Consulta nuestras recetasdescárgate nuestras tablas de ejercicios, y siéntete bien con nuestros consejos antiestrés.

 

La selección del tratamiento depende principalmente del tipo de linfoma no Hodgkin que padezca, el estadio, la velocidad de propagación, su edad y la posible presencia de otros problemas de salud.

 

Espera vigilante

 

La espera vigilante consiste en posponer el tratamiento hasta que se presenten síntomas. En algunos casos, los doctores pueden sugerir la espera vigilante a personas con linfoma poco maligno. Es posible que las personas con linfoma poco maligno no tengan problemas que requieran tratamiento de cáncer por mucho tiempo. Al posponer el tratamiento, se pueden evitar los efectos secundarios de la quimioterapia y de la radioterapia..

 

 

Quimioterapia

 

La quimioterapia para el linfoma usa fármacos que destruyen las células de linfoma. Se dice que la quimioterapia es terapia sistémica porque los fármacos se desplazan por el torrente sanguíneo. Los fármacos pueden llegar a las células de linfoma en casi todas las partes del cuerpo.

Terapia biológica

 

Tratamiento que ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer. Posible para ciertos tipos de linfoma No Hodgkin.Los anticuerpos monoclonales son el tipo de terapia biológica que se usa para el linfoma. Son proteínas que se preparan en el laboratorio y que se pueden unir a las células cancerosas. Ayudan al sistema inmunitario a destruir células del linfoma.

Radioterapia

La radioterapia (llamada también terapia de radiación) usa rayos de alta energía para destruir las células de linfoma no Hodgkin. Puede reducir tumores y ayudar a controlar el dolor.Dos tipos de radioterapia se usan para tratar a personas con linfoma:

– Radiación externa: Una máquina grande dirige la radiación hacia la parte del cuerpo en donde se han concentrado las células de linfoma.

– Radiación sistémica: Algunas personas con linfoma reciben una inyección de material radiactivo que se desplaza por todo el cuerpo.

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen principalmente del tipo de radioterapia, de la dosis y de la parte de su cuerpo que recibe el tratamiento.

 

 

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Asunto

Consulta detallada


Linfoma
Valoras este contenido?