Toda la verdad sobre los cigarrillos electrónicos

El hábito de “vapear” como alternativa al fumar está creciendo en los últimos años. Los cigarrillos electrónicos fueron pensados inicialmente para simular y sustituir al consumo de tabaco.  Estos dispositivos cuentan con una pequeña batería que calienta y vaporiza el líquido que contienen, liberando nicotina y/o aromatizantes.

Los cigarrillos electrónicos han irrumpido con fuerza en el mercado como una alternativa “saludable” al tradicional consumo de tabaco. Sus defensores alegan que ayudan a dejar de lado al cigarrillo y que la cantidad de productos tóxicos presentes en estos vaporizadores electrónicos representa una fracción mínima respecto a los tradicionales. Pues bien, un estudio de la Universidad de California niega tales bondades. Tras el seguimiento de 1000 fumadores durante un año, el equipo médico alerta del hecho de que ni ayudan a dejar el tabaco ni, siquiera, a reducir su consumo.afavorcontra

¿Necesitas más razones para desconfiar de los cigarrillos electrónicos? Presta atención:

Aunque no contienen tabaco, los vapeadores exhalan una mezcla de compuestos orgánicos volátiles, metales pesados y otras partículas con NICOTINA. El vapor del cigarrillo electrónico SÍ es dañino. Ya sabes que la nicotina es una droga psicoactiva tóxica y muy adictiva. De hecho de las miles de sustancias que contiene un cigarrillo, la nicotina es la única que crea dependencia.

Además, calentado al máximo y aspirado, el vapor que contiene nicotina en los cigarrillos electrónicos puede formar formaldehído. A largo plazo, la inhalación de esta sustancia cancerígena podría multiplicar de 5 a 15 veces el riesgo de contraer cáncer, según un estudio publicado a principios de año por la Universidad de Portland.

¿Qué hay sobre las sustancias aromatizantes que no aparecen en el etiquetado?

La semana pasada una investigación, publicada en la revista Tobaxxo Control, afirmaba que los productos químicos aromatizantes, de algunas marcas de líquido para cigarrillos electrónicos, superan los límites recomendados y pueden causar irritaciones respiratorias. Estos líquidos no están regulados por lo que pueden contener tóxicos no especificados en el etiquetado.

Son precisamente aspectos como los sabores los que atraen el interés del público más joven.joven

Según una encuesta publicada en la revista British Medical Journal Open, el 5,8% de los menores de 10 y 11 años había probado los cigarrillos electrónicos, porcentaje que ascendía al 12,3% entre los adolescentes de 12 a 16 años. Mientras, la proporción de quienes habían consumido tabaco a esas edades era bastante menor (1,6%, en el primer caso). La encuesta se realizó sobre 10.000 niños de 150 colegios de Gales.

El uso de los e-cigars mantiene la adicción desde el punto de vista psicológico. Sus usuarios los utilizan en las mismas circunstancias en las que fumaban los cigarrillos tradicionales, e incluso los usan para poder fumar en lugares en los que el tabaco tradicional está prohibido. Recuerda, para dejar el tabaco es IMPRESCINDIBLE cambiar las rutinas que están asociadas al hábito de fumar.

Por último, la falta de evidencia no significa la falta de daño. Dada su reciente aparición, aún no existen evidencias concluyentes sobre la seguridad de su utilización a largo plazo, ni los efectos a la exposición pasiva a los vapores generados.dejardefumar

Los cigarrillos electrónicos deberían ser regulados como los productos de tabaco. Para esto es necesario que se sigan sumando evidencias que apoyen el desarrollo de normativas más estrictas. En cualquier caso, en Prevecancer creemos que, hablando de tabaquismo, el único objetivo a perseguir será siempre que los fumadores DEJEN de fumar incluyendo también el “vapear”.

¿Necesitas más razones para dejar de fumar? En Prevecancer te acompañamos en este reto. Si ya estás decidido, si estás listo, visita nuestro Blog. #TuPuedesConseguirlo

La verdad sobre los cigarrillos electrónicos.
Valoras este contenido?