La quimioprevención o quimioprofilaxis consiste en el uso de sustancias químicas que eviten la aparición de una enfermedad.

La quimioprevención del cáncer se basa en el uso de medicamentos, vitaminas u otros productos químicos, naturales o sintéticos. Su administración tiene como fin favorecer la prevención o retrasar la carcinogénesis, evitando así la aparición y/o el desarrollo de algunos tipos de cáncer concretos.

 

El empleo de los fármacos quimiopreventivos se fundamenta en la interferencia de los factores que intervienen en el inicio o la progresión del cáncer. Los quimiopreventivos más eficientes han mostrado su actividad antimutagénica, antiproliferativa y antioxidante.

¿Qué fármacos se usan en la quimioprofilaxis del cáncer?

Los ensayos clínicos más importantes relacionados con la quimioprevención del cáncer han utilizado las siguientes sustancias químicas:

  • Vitamina E
  • Selenio
  • Calcio
  • Beta-caroteno
  • Retinoides
  • Finasterida
  • Antiinflamatorios no esteroideos, etc

 

En los últimos tiempos son muchos los estudios realizados con fármacos que puedan ser utilizados en prevención primaria y secundaria, en especial en cánceres epiteliales como el de mama, pulmón, colon o próstata.

¿Qué inconvenientes tienen los fármacos quimiopreventivos?

Uno de los principales inconvenientes de los fármacos quimiopreventivos supone la aparición de efectos secundarios tras su administración, ya que puede comprometer la salud de personas sanas que puedan o no padecer un cáncer en el futuro. Por ello, los quimiopreventivos se administran normalmente a personas con un alto riesgo a padecer cáncer. Aquellas personas con antecedentes familiares de la enfermedad, mutaciones genéticas hereditarias conocidas u otros factores que aumentan las posibilidades de su padecimiento, como por ejemplo enfermedades anteriores o factores ambientales, son las principales beneficiadas por este tipo de tratamientos.

Otro de los inconvenientes de estos tratamientos reside en el hecho de que los fármacos no muestran la misma eficacia en personas enfermas, en las que se ha estudiado y usado como método curativo, que en personas sanas, en quienes se trata de prevenir la aparición de la enfermedad.

La quimioprevención del cáncer de mama

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en mujeres en los países desarrollados. Los expertos señalan que la aparición del cáncer de mama está estrechamente relacionada con algunos factores de riesgo. Hay evidencias que lo relacionan con la edad, la genética, los factores reproductivos, es decir, el aumento a la exposición a los estrógenos endógenos (factores hormonales), la densidad mamaria, la obesidad, las radiaciones ionizantes, la inactividad física, el consumo de alcohol y tabaco, así como el padecimiento de un cáncer de mama anterior. Es importante tener en cuenta estos factores, ya que muchos de ellos son modificables y sólo requieren un cambio en nuestro estilo de vida.

 

Aunque puede afectar tanto a hombres como a mujeres, más del 99 % de los diagnósticos de cáncer de mama se realizan en mujeres.

 

Hasta ahora, los quimiopreventivos del cáncer de mama más estudiados han sido los Moduladores Selectivos de los Receptores de Estrógenos (MSRE). ¿Por qué? Los MSRE se unen a los receptores de estrógeno en las células del tejido mamario, impidiendo que el estrógeno pueda hacerlo.  Al igual que las células de las glándulas mamarias son sensibles a los estrógenos, muchos tumores conservan esta misma característica. Así que cuando las células tumorales se unen a los MSRE, y no al estrógeno, no reciben las señales adecuadas que desencadenan su crecimiento y proliferación. Los tratamientos anti-hormonales han resultado ser muy útiles en la lucha contra los cánceres de mama establecidos, por lo que se sugirió el uso de este tipo de medicamentos en su prevención.

El fármaco quimiopreventivo de cáncer de mama más conocido es el tamoxifeno. Este fármaco quimiopreventivo fue el primero aprobado por la FDA (la Agencia del Gobierno Estadounidense responsable de la regulación de alimentos y medicamentos).

El tamoxifeno se une a los receptores de estrógeno impidiendo que se active la señalización intracelular, es decir, actúan como bloqueantes a nivel mamario. Sin embargo, su acción en hueso y útero es agonista, favoreciendo la densidad ósea y estimulando el crecimiento del endometrio.

Los estudios muestran que la administración del tamoxifeno reduce las probabilidades de padecer cáncer de mama hasta en un 50 %. Sin embargo, debido a efectos secundarios que se observaron en las pacientes, el uso de este fármaco se ha visto limitado como agente de prevención a mujeres con alto riesgo de padecer cáncer de mama.

 

Queda mucho camino por recorrer en el conocimiento de las causas que provocan la carcinogénesis y el desarrollo tumoral, pero algunos de los métodos de prevención están en nuestras manos. Dar pasos tan sencillos como hacer deporte, dejar de fumar y mejorar nuestra alimentación pueden reducir el riesgo a padecer cáncer. Desde Prevecancer os queremos alentar a cambiar hacia hábitos de vida más saludables. Nosotros os acompañamos y, como sabéis, os damos las claves.

Súmate Al Estilo De Vida Prevecancer

Por los tuyos, por ti.

Qué es la quimioprevención del cáncer
Valoras este contenido?