Té verde, el gran aliado contra el cáncer

“Un baño caliente refresca al cuerpo, un té caliente al alma”

Obtenido de la planta Camellia sinensis, el té, es una infusión ancestral, bien conocida por sus efectos refrescantes y estimulantes, que esconde sorprendentes propiedades, como su potencial antioxidante, anti-inflamatorio y anticancerígeno.

Contiene fuertes antioxidantes naturales llamados polifenoles, entre los que hay que destacar la Galato de epigalocatequina (EGCG). Estos antioxidantes no sólo previenen el envejecimiento si no que nos mantienen protegidos frente al cáncer, problemas cardiovasculares, pulmonares y enfermedades neurodegenerativas. No es de extrañar la extensión de su consumo por todo el mundo.

Té verde

El té verde, que tiene el honor de ser la variedad más antigua, es, sin duda alguna, un regalo de la naturaleza para nuestra salud.
Algunos tipos de té verde son Zhū chá, Sencha, Matcha y Gyokuro. Su contenido en catequinas varía mucho dependiendo de la zona de cultivo, la diversidad de las plantas utilizadas, la temporada de cosecha y, no menos importante, las técnicas de procesamiento.

Un té que haya sido recogido tan pronto surgen los primeros brotes, y que no haya sido apenas procesado, contendrá y conservará mayor cantidad de polifenoles, y por consecuencia, mayor cantidad de catequinas.

¿Sabes cuáles son beneficios más importantes del té verde?

Te-verde-def

¿Por qué el té verde es un gran aliado contra el cáncer?

Un estudio científico publicado en “Metabolic” el pasado febrero, demostró que los componentes del TÉ VERDE trabajan para combatir el cáncer ya que interrumpen, tanto el crecimiento, como la proliferación de las células cancerosas.

La Galato de epigalocatequina (EGCG) es el agente más beneficioso del té verde.Según este artículo, la EGCG trabaja para cambiar el metabolismo de las células cancerosas, inhibiendo la función de una enzima esencial para el metabolismo y la supervivencia del cáncer (LDHA).
En investigaciones anteriores, sólo había podido demostrarse la relación entre los beneficios del té verde y la EGCG en tratamientos contra el cáncer y su prevención. Gracias a este estudio se ha demostrado como actúa.
El Dr. Wai-Nang Lee, del Instituto de Investigación Biomédica de Los Ángeles, ratifica la importancia de esta investigación, ya que aborda el tratamiento contra el cáncer desde un ángulo completamente nuevo.

¿Por qué el té verde y no otros?

Hoy en día podemos encontrar diferentes tipos de té, que se distinguen según su momento de recolección y procesamiento, condicionando su contenido en Galato de epigalocatequina (EGCG) , teína y otros componentes.

  • Té blanco: Se obtiene de los primeros retoños de la Camelia sensis . El nombre de este tipo de té se debe al vello plateado que recubre sus brotes. Sólo los retoños cerrados son aptos para su elaboración.
  • Té verde: Los segundos brotes, dan lugar a este tipo de té. Las hojas recién recogidas se enrollan y se secan por acción del vapor (método japonés), o por calentamiento ( método chino). Este procedimiento impide la fermentación, conservando todo su color y sus propiedades.
  • Té negro: La diferencia entre este té y el té verde radica en su procesado. Sus hojas se fermentan, convirtiéndolo en un té más aromático, con mayor contenido en teína, pero provocando la pérdida de gran parte de sus antioxidantes.
  • Té rojo(Pu-erh): Se considera un té posfermentado ya que se somete a un proceso de maduración similar al vino, permaneciendo de 2 a 60 años en barricas de bambú. Al ser un té bastante procesado, su contenido en catequinas es reducido.

La gran característica del té verde y el té blanco es que se tratan de variedades no fermentadas, lo cual les brinda mayor cantidad de antioxidantes.Si bien es cierto que el té blanco es ligeramente más rico en polifenoles, su producción es más limitada, haciéndolo un producto más exclusivo y no de consumo diario.

 

Por esto, desde Prevecancer, os recomedamos el consumo de tres tazas diarias de té verde. Una taza de café al día es suficiente, ¡Sustituye el resto por té verde!

 

¿Sabes cómo preparar una PreveInfusión de té verde?

Para preparar correctamente una infusión, son determinantes tanto el tiempo como la temperatura.
Cada té necesita de una temperatura específica. En concreto, el agua para preparar un té verde, debe rondar los 80 ºC. Debemos retirar el agua en el momento que comienza a hervir.

El tiempo de infusión para el té verde es de entre 2 y 3 minutos, consiguiendo un efecto estimulante. Superados los 4 ó 5 minutos, se produce el efecto contrario, debido a la liberación de taninos. Se obtiene un té con un toque amargo y mayor concentración de polifenoles. Si necesitas endulzarlo, no olvides los Preveconsejos, y hazlo con hojas de estevia, o una cucharadita de sirope de ágave.

Para aumentar los beneficios de tu infusión, puedes añadirle una cucharada de cúrcuma, o un par de trozos de jengibre, limón, frutos rojos …

Un Preveconsejo: Intenta evitar las bolsitas de té prefabricadas. te-verde

Algunas de las bolsas de té más novedosas están hechas de una variedad de plásticos, incluyendo el nylon. Al entrar en contacto con el agua hirviendo, se produce la migración al té de compuestos potencialmente perjudiciales para su salud.

Otra mala noticia es que las bolsas de té de papel podrían ser igual de peligrosas, ya que muchas de ellas son tratadas con epiclorhidrina. Dicho compuesto es considerado un carcinógeno potencial por el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional. Cuando la epiclorhidrina entra en contacto con el agua se hidroliza y produce 3-MCPD, que se ha demostrado ser causante de cáncer en los animales. También se le ha relacionado con la infertilidad y alteraciones inmunológicas.

Además de los perjuicios que generan estas bolsitas, la calidad del té suele ser mucho peor, ya que al no ver su contenido, se emplean hojas rotas, restos y ramas.

Té Verde, el gran aliado.
4 (80%) 1 vote