Cuando hablamos de Reiki, hemos de tener claro que nos estamos refiriendo a un tipo de medicina integrativa, es decir, que funciona como complemento de la medicina convencional que todos conocemos, y no como su sustituto. Dicho esto, se hace necesario señalar que los que hemos vivido el cáncer de cerca, hemos sentido que cualquier ayuda es poca para luchar con el fin de ganar la batalla, así que cuando no hay nada que perder ¿Por qué no probar?

El Reiki es una terapia basada en la transmisión de energías limpias y utilizada para combatir dolencias tanto físicas, como emocionales. Sus efectos están demostrados científicamente, y puede ser considerado también como método de relajación, ya que se ha probado que es más válido que el propio descanso para disminuir la fatiga y mejorar la calidad de vida. Para los pacientes de cáncer siempre será beneficioso contar con un apoyo que además sea capaz de tratarlos en todos los aspectos y reducir o neutralizar en parte los daños que causa.

Se han dado casos en los que incluso, tumores que se encontraban en las primeras fases de su desarrollo, se han visto reducidos mediante la intervención de terapias de Reiki sobre los afectados. Acompañando a tratamientos médicos como la quimioterapia, no solo se configura como un complemento en sus tareas, sino que además frena relativamente sus efectos secundarios menos agradables, sobre todo los emocionales debido al agotamiento causado por ésta.

Terapia japonesa, complementaria a la medicina

El Reiki es originario de Japón, y su significado reside en la unión de los términos “Rei” –la energía del universo– y “Ki” –la energía de la vida–, así pues se trata de la unión de las energías universales y las del individuo, algo que existe desde siempre aunque no se denominara como tal. La realidad de esta terapia reside básicamente en el equilibrio energético de cuerpo y mente, algo que se antoja extremadamente difícil de conseguir de un modo natural en los tiempos que corren.

Como hemos señalado, los beneficios del Reiki están probados, y aunque se trate de algo que en ocasiones suscita miedo o desconfianza por la ignorancia y el desconocimiento que hay al respecto, sirve de gran ayuda si se complementa de un modo adecuado con la medicina. No debería ser rechazado sin conocerse, ni tampoco ser considerado como el único método después de haber comprobado sus beneficios. Si algo ha de quedar claro es su condición de medicina integrativa, que no debe concebirse de un modo independiente a la convencional; eso sí, tampoco debe descartarse por completo.

Canalización y transmisión de energía vital

Como hemos explicado, esta terapia está fundamentada en la canalización y la transmisión de la energía vital del individuo, algo que se puede explicar científicamente: lo que sucede a través del Reiki es que se aprovecha la energía electromagnética producida por los diferentes órganos del cuerpo para dirigirla a otras partes del organismo. Se trata de equilibrar las energías del propio paciente con las del universo, en una práctica en la que el terapeuta sirve como puente de dichas energías.

La imposición de manos es el canal utilizado por el terapeuta para llevar a cabo el tratamiento, que se desarrolla mediante los símbolos que éste estima para ayudar al paciente. Se trata de una medicina no invasiva que puede llevarse a cabo incluso desde la distancia, y se basa en los siete chakras o puntos de energía repartidos en el cuerpo humano.

Prevecancer

Desde Prevecancer queremos informarte, aconsejarte y asesorarte en todos los asuntos posibles relacionados con  el cáncer, porque al igual que millones de personas lo hemos vivido de cerca y sabemos las consecuencias que tiene al aparecer en la vida de los pacientes y de sus seres queridos. Como creemos que la falta de información impide tanto combatir la enfermedad con eficacia, como prevenirla, tratamos de poner en tus manos toda la información posible sobre todos los aspectos que tengan que ver con ella. Ten en cuenta que las medicinas integrativas no hacen sino colaborar con la medicina que conoces y que, por desgracia, no siempre es suficiente para combatir una dolencia que afecta a mucha gente; sus efectos están sobradamente demostrados y como hemos comentado al principio, para luchar contra el cáncer cualquier ayuda es poca, por lo que no merece la pena rechazar ninguna de ellas.

Reiki para tratar el cáncer
Valoras este contenido?